Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

sábado, 22 de julio de 2017

JUNIO... ¡DE UN VISTAZO! (#06/2017).

El tiempo se me echa encima, ya vamos camino de acabar julio y aún no os comenté qué tal me fue junio.

Pues junio llegó y con él la subida de unas temperaturas a niveles insufribles, achicharrando nuestras neuronas y soportando los estragos del calor a base de aire acondicionado a tope.

El mes de junio es el anticipo de las vacaciones veraniegas lo que implica que todo se ralentiza un tanto. Aún así, a casa llegaron unos cuantos libros interesantes y tuve encuentros geniales con algunos escritores. De todo ello os hablo a continuación.

[Para conocer la sinopsis de los libros expuestos 
solo tienes que clicar en cada título o en los enlaces a las reseñas]


Los comprados

Nuestro pedido de Círculo de Lectores recayó esta vez en La sangre helada de Ian McGuire. Es el libro que pidió mi marido y que ya se ha leído. Dice que....



El primer fin de semana de junio me escapé a la Feria del Libro de Madrid. Tenía muuuchas ganas y aunque pasé un calor infernal, me encantó reencontrarme con amigos y ver personalmente a algunos que solo conozco por las redes sociales.  La Feria del Libro de Madrid me permitió también asistir a un encuentro con el autor Juanjo Braulio del que ya había leído El silencio del pantano, una novela con un argumento atractivo y con Valencia como escenario. 

Braulio acababa de publicar Sucios y malvados con Ediciones B y para hablar de la novela convocó a unos cuantos bloggers en una cafetería de Madrid, así que, para traerme mi ejemplar firmado, me lo compré en la misma feria. Aún no lo he leído. Ni siquiera os he hablado aún de aquel encuentro pero todo se andará. 

Durante mi estancia en Madrid pernocté en casa de un buen amigo, amante de la literatura y muy relacionado también con el mundo editorial. Cada vez que entro en su casa me dedico a cotillear qué libros tiene y encontré uno que llamó inmediatamente mi atención. 1001 películas que hay que ver antes de morir de Steven Jay Schneider es un tochaco tremendo lleno de referencias cinematográficas y con información muy interesante, así que, me dirigí inmediatamente a un centro comercial y lo compré antes de bajar a Sevilla.



Y como ir a Madrid implica pasar obligatoriamente por Cuesta Moyano, no pude resistirme al ver Memorias de un sinvergüenza de siete suelas de Ángela Becerra. Es una novela que tiene bastante tiempo y a cuya presentación asistí en Sevilla (puedes leer sobre el acto aquí). Siempre me ha resultado un libro con un argumento atractivo, así que me lo compré y espero poder hacerle hueco pronto.



Los recibidos

No tantos como el mes pasado (gracias a Dios) pero tampoco ha estado mal la cosa. Para empezar, me hizo mucha gracia recibir el libro de Antonio Resines, Pa' habernos matao. Memorias de un calvo. Vino a Sevilla a presentarlo y me hizo ilusión conocerlo. Aquí os cuento qué tal fue el encuentro.



El encanto de Susana López es una novela que hemos estado viendo mucho últimamente. Me gusta la cubierta y fue toda un sorpresa que Espasa me la mandara a casa. La autora estuvo en Sevilla pero me resultó imposible acudir a la firma de ejemplares porque tenía otro compromiso previo. A ver si puedo hacerle hueco pronto.

De Ediciones B me hicieron llegar una novela a la que tenía muchísimas ganas. La casa del nazi de Xavier Quiroga me venía haciendo ojitos desde que lo vi entre las novedades de la editorial, así que caerá muy, muy pronto.



A través de un amigo en común, tuve la ocasión de conocer al autor Ignacio del Valle en la Feria del Libro de Madrid que, al saber que tenía un blog literario, me comentó que si me apetecía leer alguna de sus novelas se lo comentara sin problema. Por entonces yo no sabía que Ignacio del Valle era el autor de la novela El tiempo de los emperadores extraños, en la que se inspira una de las películas españolas que más me gustan, Silencio en la nieve con Carmelo Gómez y Juan Diego Botto. Estuve mirando la web del autor y descubrí que recientemente había publicado una novela con muy buena pinta, Soles Negros (Alfaguara), así que la leeré antes de que acabe el verano. 


Para llevar a cabo las entrevistas llegaron unos cuantos libros, por ejemplo, Cerbantes, en la casa de Éboli de Álvaro Espina (Suma de Letras). El autor pasó por Sevilla pero al final, por cuestiones personales, no pude llevar a cabo la entrevista. El libro tiene una pinta fantástica y espero poder leer pronto sus casi mil páginas. 



Por otro lado, volvimos a encontrarnos con Fernando de Artacho para hablar de Campanas de duelo (Algaida). Es de las últimas entrevistas que hemos realizado en esta temporada, así que, en cuanto le toque el turno tendréis la charla con el autor y también la reseña. 

De la mano de la editorial Páginas de Espuma me llegó Fantasía Lumpen de Javier Sáez de Ibarra. Se trata de un volumen de cuentos, como no puede ser de otro modo con esta editorial, bastante curiosos. Con su autor me senté a charlar de este libro y de muchas cosas más, una entrevista que verá la luz en breve. 



Fue un lujo poder conocer y charlar con Ray Loriga, el ganador del último Premio Alfaguara de Novela. Rendición es una novela que me ha gustado mucho, diferente y original, no deja indiferente a nadie. Muy pronto, entrevista y reseña.

La última primavera (Runas) es la novela más reciente de Concepción Perea. En cuanto la vi me enamoré de su cubierta. Dado que la autora vive en Sevilla, me gustaría mucho sentarme con ella a charlar sobre esta novela, perteneciente a un género que no acostumbro pero aún así me llama poderosamente la atención.



Ella lo sabe de Lorena Franco (Ediciones B) es un domestic noir, un thriller que he leído recientemente y que me ha gustado bastante, con una estructura compleja pero que ata cabos. Tenéis la reseña aquí.

Los ganados

Un mes poco afortunado pero tampoco es cuestión de quejarse.

viernes, 21 de julio de 2017

MÁS ALLÁ DEL INVIERNO de Isabel Allende.

 
 Editorial: Plaza & Janés
Fecha publicación:  junio, 2017
Precio: 22,90 €
Género: Novela.
Nª Páginas: 352
Edición: Tapa dura con sobrecubierta.
ISBN: 9788401019760
[Disponible en eBook y en audiolibro;
puedes empezar a leer aquí]




Autora

Isabel Allende nació en 1942, en Perú, donde su padre era diplomático chileno. Vivió en Chile entre 1945 y 1975, y ha residido largas temporadas en otros lugares, en Venezuela hasta 1988 y, a partir de entonces, en California.

Inició su carrera literaria en el periodismo, en Chile y en Venezuela. En 1982 su primera novela, La casa de los espíritus, se convirtió en uno de los títulos míticos de la literatura latinoamericana. A ella le siguieron otros muchos, todos los cuales han sido éxitos internacionales. Su obra ha sido traducida a treinta y cinco idiomas. En 2010 fue galardonada en Chile con el Premio Nacional de Literatura y en 2012, en Dinamarca, con el Premio Hans Christian Andersen por su trilogía «Memorias del Águila y del Jaguar».

Sinopsis

A raíz de una tremenda tormenta de nieve en Nueva York, Isabel Allende nos presenta a tres personajes que se hallan en el invierno de su vida: una atrevida mujer chilena, una joven guatemalteca indocumentada y un cauteloso profesor universitario. Pero todos ellos, unidos por una dramática aventura, descubrirán su fuerza interior y el verano invencible que llevan en el alma.

[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]


************************************

Hace mucho tiempo que no me reencontraba con Isabel Allende. Prácticamente desde que publicó Inés del alma mía, que todavía tengo sin leer, no había entrado una novela suya en casa. No sabría explicar la razón, especialmente porque siempre ha sido una autora que me ha gustado y con cuyas novelas he disfrutado. Además resulta que tengo bien cerca una firme defensora de su narrativa, que exhala a los cuatro vientos las bondades y virtudes de las novelas de la autora. Mi sobrina Ana se enfrentó por primera vez a Isabel Allende cuando apenas tenía 16 años. La casa de los espíritus fue la puerta que la condujo a descubrir el mundo que la autora le ofrecía y desde entonces no se ha separado de ella, festejando cada novela que escribe, y encumbrando a la gloria Inés del alma mía como su libro favorito, no solo de la autora, sino de todos los existentes sobre la faz de la tierra.

Así que ya tocaba volver a Allende y lo he hecho con su última novela. Más allá del invierno, que de entrada nos ofrece una cubierta un tanto vintage, en tonos pastel, preciosa y sugerente, me ha parecido una delicia, un caramelo de agradable y de perdurable sabor al que hay que ir quitándole poco a poco el envoltorio para descubrir una historia llena de dulzura, arrojo y coraje.

Richard Bowmaster, un profesor universitario, un tipo frío, sombrío, pesimista, tacaño y taciturno, reside en un edificio de varias plantas y no tiene más compañía que sus cuatro gatos a los que adora. El sótano de la vivienda lo tiene alquilado a Lucía Maraz, una compañera de profesión en la universidad. Ambos tienen una vida un tanto triste y anodina, bastante solitaria, aunque a Lucía le encantaría estrechar lazos con Richard, algo que al casero ni se le pasa por la cabeza. Sus vidas se vuelven más gris si cabe en el momento en el que una tremenda tormenta de nieve asola la ciudad de Brooklyn, dejando a sus habitantes prácticamente incomunicados y sin poder salir de casa. Sin embargo, Richard se verá obligado a abandonar su hogar cuando advierte que uno de sus gatos está enfermo. El amor que siente por los felinos le empujará a coger el coche y encaminarse a una clínica veterinaria. De vuelta tendrá un encontronazo con Evelyn Ortega, una joven silenciosa y tartamuda que por cuestiones que descubriréis con la lectura, se instalará tanto en la vida de Richard como en la de Lucía, alterándola por completo. Los tres emprenderán un viaje, toda una aventura, con un cometido muy peculiar. Mientras llegan a su destino se irán narrando sus vidas, unas vidas llenas de angustias, miserias y calamidades, a la vez que tejen importantes relaciones de amistad y amor para demostrarnos que siempre hay luz al final del túnel.

Bajo mi punto de vista Más allá del invierno tiene dos puntos fuertes. Por un lado la composición de la novela me parece un acierto. De una manera casi mágica se alterna el presente de la novela, que transcurre en Brooklyn y alrededores en el año 2016, con el pasado de Richard, Lucía y Evelyn. Con cada hilo temporal Allende pretende poner el foco de atención sobre una cuestión distinta. Si con el presente, la autora explora el universo de la edad madura del hombre, una edad que comienza a adentrarse en los confines de la vejez donde parece que solo cabe esperar soledad y devastación, el pasado de cada uno de los personaje le permite acercarse y acercarnos a otras cuestiones de mayor calado, como los tiempos de la dictadura chilena, las inmigraciones ilegales a Estados Unidos, la situación política de Brasil o los fantasmas del pasado que acechan al hombre, portador de desdichas personales. Para ello se vale de las experiencias vitales de sus personajes, y este será el segundo punto fuerte de la novela, la construcción de unos personajes, que poco a poco se irán ganando al lector y de los que os paso a hablar.

Resultado de imagen de dictadura chilena


Lucía es oriunda de Santiago de Chile. Acaba de llegar a Estados Unidos para trabajar como profesora visitante recomendada por el propio Richard. Madre de la joven Daniela, Lucía es una mujer fuerte que ha pasado por una terrible enfermedad de la que ya solo queda un recuerdo lejano y que solo le ha enseñado que la vida hay que exprimirla al máximo. Con sesenta y dos años de edad, es una mujer coqueta, inteligente y moderna que se resiste a estar sola y a renunciar al amor por muchas cornadas que este le haya dado en la vida. Lucía será el aliento de esta novela, la mano amiga que el resto de personajes necesita para salir de su atolladero y el torbellino que arrasará con todo. 

Me pasó algo muy curioso con este personaje. En los primeros momentos pensé que se trataba de una mujer joven, una treintañera quizá, por su forma de pensar, por su jovialidad, su coquetería y su modernidad. Sin embargo, entendí que estaba equivocada, que las cualidades que yo percibí en ella no estaban reñidas con la edad en su caso y fue entonces cuando este personaje me gustó mucho más, especialmente porque posee una filosofía de vida que yo admiro y que a mí me gustaría tener. Lucía siente un profundo deseo de vivir la vida, sin dejarse amedrentar por nada ni por nadie. Es la enseñanza que la vida le ha regalado, una vida nada sencilla, con sus tropiezos y sus desgracias. Sin embargo, su firme creencia en el amor, aunque sea tardío, la hace poderosa y a la vez nos transmite esa necesidad de aprovechar el tiempo al máximo, arriesgándose si es necesario, adentrándose en locas aventuras como la que corre en la novela, y dando el primer paso llegado el momento, porque quien no arriesga no gana nunca. Así es Lucía. 

Por su parte, Richard es todo lo contrario a Lucía. Se trata de un hombre que solo se limita a ver pasar los días, en compañía de sus gatos y entretenido con su trabajo. No quiere saber más nada del mundo y de nadie, inmerso en una rutina estricta y metódica. Inicialmente sabemos que algo lo atormenta, motivo por el cual se muestra tan distante y encerrado en sí mismo, pero no será hasta bien avanzada la lectura cuando conoceremos qué le ocurre realmente a Richard. Por eso, al principio nos podrá parecer un individuo desagradable con el que no consigues empatizar pero en el fondo no es más que una coraza. Propenso a la ansiedad y a los ataques de pánico lo que lo obliga a medicarse con frecuencia para soportar los vaivenes de la vida, Richard consigue abrirse a la vida de la mano de Lucía y será el personaje que más evoluciona a lo largo de la novela, no solo en lo que a su personalidad y actitud ante la vida se refiere sino también en lo que respecta a las emociones y sensaciones que él despierta en el lector. Al final, resulta inevitable cogerle cariño cuando descubre que en su interior siguen anidando emociones que creía dormidas o desaparecidas,  cuando consigue perdonarse a sí mismo y darse una nueva oportunidad. Me ha parecido un personaje maravilloso, construido con inteligencia pues el lector modificará sus sentimientos hacia él a medida que lo va conociendo más en profundidad, al menos así me ha ocurrido a mí.  

Por último, Evelyn es una joven guatemalteca asustada y aturdida que trabaja como cuidadora de Frankie, el hijo con parálisis cerebral de la familia Leroy. Los Leroy viven en una gran casa con una buena posición económica, todo gracias al trabajo de Frank Leroy, un hombre violento y huraño que no parece tener una profesión muy honrosa. Con la intención de salir a comprar pañales para Frankie, Evelyn coge el coche familiar con el que posteriormente tendrá el encontronazo con Richard. Ese accidente será el detonante de toda la historia, de la aventura que esos. 

Para mí, Evelyn es el personaje más insulso. Me ha parecido que quedaba más a la sombra, quizá sea porque es una joven retraída, que apenas habla, dejando que el miedo la domine y relegándola a un rincón. Sin embargo no deja de ser un personaje importante a pesar de que, a mi juicio, su protagonismo es inferior al de Richard y Lucía. Y es importante porque ella es el nexo que unirá a los dos adultos, el motivo por el cual ambos se meten en esta aventura, para proteger a la indefensa Evelyn, como haría un padre y una madre, pues los tres casi constituyen una familia, no al uso, pero una familia al fin y al cabo.

jueves, 20 de julio de 2017

ENCUENTRO con ANTONIO RESINES (Pa' habernos matao).

Resultado de imagen de la botica de los lectores republica argentina
El pasado mes de junio pudimos asistir a la presentación del libro Pa'habernos matao. Memorias de un calvo, escrito por el actor Antonio Resines. El acto tuvo lugar en la librería sevillana La botica de los lectores (no me digáis que no es chulo el nombre) y allí nos congregamos unos cuantos lectores y amigos para escuchar a Resines contar sus andanzas.

Antonio Resines es un actor que me encanta. Lo hemos visto en muchísimas películas y series, generalmente interpretando papeles cómicos aunque también ha dado vida a personajes más serios. De todos modos, creo que el humor acompaña siempre a este actor pues es raro que alguna comparecencia no gaste alguna broma. De hecho, al inicio de la presentación y viendo que tampoco éramos un público muy abundante, nos propuso entre risas irnos mejor de cervezas. No dejó de bromear en todo momento y fueron muchas las anécdotas simpáticas que nos contó.

Antes de empezar a hablar del libro, quiso dar las gracias a los que estábamos presentes y también a la librería que le daba la oportunidad de organizar allí la presentación. «Estoy encantado de estar en Sevilla, aunque ahora mismo esté muerto de calor», comentó jocosamente el actor.

Antonio Resines aclaró que el libro surge porque la editorial Aguilar se lo propone. Le sugirieron hacer una especie de Historia del Mundo según Resines aprovechando que ya había alcanzado un total de cien películas como intérprete. «Nos pareció divertido. Además daba la casualidad que mi novia, Ana Pérez Lorente, estaba haciendo una especie de álbum con fotos y recortes bajo los cuales escribía algún comentario divertido. Se lo enseñamos al editor y le pareció bien». Entonces se pusieron manos a la obra y escribieron un primer capítulo en tercera persona, «en el que contaba mi nacimiento y mis años en Torrelavega con mis abuelos que al editor le gustó pero nos aconsejó hacerlo mejor en primera persona». Según nos comentó, para recopilar todas las historias que se cuentan en el libro, ha entrevistado a mucha gente, entre familiares, amigos y compañeros de profesión. «Ha sido con revivir mi vida».

Pa'habernos matao supone un recorrido a través de las películas, concretamente a partir del año 79 u 80. «Es un repaso también a la vida en aquellos años, con anécdotas que creo que pueden sorprender al lector». Comenzó con Opera Prima, una película que, a su juicio ha envejecido muy bien a pesar de los años. Afirmó sentirse muy orgullo de su carrera profesional, aunque como en todo, hay cosas mejores y cosas peores. «Pero si he llegado hasta aquí, no me han echado de la profesión y me han seguido llamando será porque no lo he hecho tan mal, ¿no?»

Resines no quiso que el acto se convirtiera en un monólogo y animó a los asistentes a preguntarle lo que quisiéramos. Yo quise saber si tenía especial recuerdo por algún personaje que hubiera interpretado a lo que respondió que sin duda guarda mucho al que interpretó en Opera Prima, origen de su carrera. No obstante, su papel de Teodoro en Amanece que no es poco resulta también un personaje inolvidable. Recuerda escenas muy divertida de aquella película de la que nos comentó lo siguiente:






Apuntó el actor que en cada década hay un par de películas que objetivamente están bastante bien. Enumeró algunas de ellas como La vida alegre, La buena estrella o Carreteras secundarias. «Son películas que, en cierto modo, forman parte de la historia del cine español».

Sobre si prefiere el cine o la televisión respondió que en igualdad de condiciones prefería hacer cine porque en la televisión todo son prisas, sin embargo «en el cine hay más tiempo y más dinero para hacer las cosas». A pesar de ello, recordó la fabulosa serie Los Serranos que contaba con unos guionistas muy buenos. «Yo recibía el guion y cuando me lo estudiaba en casa no podía parar de reírme». Cree que fue una serie que tenía muy buenos actores y actrices, muy compenetrados y que estaba muy bien compensada. «Las chicas eran muy lógicas y razonables y equilibraban mucho a los cenutrios que éramos los tíos». Los Serranos es una serie que se ha exportado a varios países y que «a día de hoy todavía se repone después de catorce años, con lo que los chavales me conocen aunque me dicen que estoy más viejo».

miércoles, 19 de julio de 2017

EL GUARDIÁN INVISIBLE (THRILLER - 2017).


Año: 2017

Nacionalidad: Española.

Director: Fernando González Molina.

Reparto: Marta Etura, Elvira Mínguez, Francesc Orella, Itziar Aizpuru, Carlos Librado, Miquel Fernández, Pedro Casablanc, Colin McFarlane, Benn Northover, Paco Tous, Manolo Solo, Ramón Barea, Patricia López, Quique Gago, Mikel Losada, Susi Sánchez, Miguel Herrán, Richard Sahagún, Miren Gaztañaga, Javier Botet

Género: Thriller.

Sinopsis: En los márgenes del río Baztán, en tierras de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en circunstancias que relacionan ese crimen con un asesinato ocurrido un mes atrás. La inspectora Amaia Salazar dirige la investigación, la cual le llevará de vuelta al pueblo de Elizondo, donde ella creció y del que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las complicaciones derivadas del caso y sus propios fantasmas, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un implacable asesino, en una tierra fértil en supersticiones y brujería.

 
[Información facilitada por Filmaffinity]


************************************

Llevo mucho tiempo queriendo leer a Dolores Redondo. Sus novelas, especialmente la trilogía del Baztán, han sido tan encumbradas y han cosechado opiniones tan entusiastas que era imposible eludir las recomendaciones. Sin embargo, la falta de tiempo y la cantidad de lecturas acumuladas y pendientes me han impedido estrenarme con la ganadora del último premio Planeta. Por todo ello, me alegré muchísimo cuando me enteré que íbamos a tener película y durante meses estuve pendiente del estreno. Ocurrió que llegó el momento de la puesta de largo y empezaron a llegarme noticias no muy halagüeñas. Me relajé. Pero una cena en casa de unos amigos y el estreno en una plataforma de pago obraron el milagro y me dispuse a ver El guardián invisible. Ahora entiendo los comentarios que me llegaron porque yo también esperaba algo más de este largometraje que no me ha llegado a convencer del todo.

A estas alturas imagino que la mayoría sabrá cuál es el argumento que encierra El guardián invisible. Para empezar, la trama se sitúa en el norte de España, en Navarra más concretamente, abarcando el valle del Baztán y el municipio de Elizondo. Por esos lares comienzan a aparecer niñas asesinadas, jóvenes estranguladas, dispuestas casi como vestales, desnudas, pulcras, con el cabello suavemente cepillado, sin maquillaje en el rostro, sin signos de violación pero con un típico dulce local colocado en el pubis. Todo apunta a que se trata de un ritual y el caso es encomendado a Aimaia Salazar, inspectora de homicidios de la Policía Foral con formación y experiencia en el FBI, quién tendrá que desplazarse hasta Elizondo, el lugar donde creció para realizar la investigación. 

Durante cinco días la inspectora intentará dar con el asesino mientras se enfrenta a los fantasmas de su pasado y vuelve a reencontrarse con su familia. Poco a poco, y a medida que van apareciendo cadáveres, el cerco se irá cerrando cada vez más hasta llegar a un desenlace que, como no podía ser de otro modo, es del todo satisfactorio para Amaia.
 
El argumento no deja de ser interesante aunque muy común. Se trata de un thriller con un asesino en serie que se dedica a arrebatar la vida a las jóvenes de la localidad impulsado por un motivo un tanto discutible, mientras la policía, la foral en este caso, intenta averiguar quién se encuentra detrás de estos asesinatos. Tampoco es muy original que la persona encargada del caso arrastre un lastre personal cuyo origen está en la infancia y que el regreso al pueblo donde creció le despierta recuerdos dolorosos. En cualquier caso, y salvo por algunas escenas, como una huída que no entiendo, algún hecho demasiado casual o unas conexiones con Estados Unidos que a mí me sobran, la historia está bien armada y parece sólida, lo que permite que disfrutemos de la película.



Quizá lo más destacable y que le aporta un toque original es ese componente mágico que ayuda mucho en la ambientación. Las tierras del norte poseen una importante historia mitológica que nos habla de seres protectores o  entes malignos. Desde Galicia, pasando por Asturias, Cantabria y País Vasco, los bosques están llenos de duendes, trasgus, mouras, bruxas, meigas, xentis,...  hasta llegar a Navarra, donde tendremos al Basajaun, un ente protector de los bosques y que cuida de sus habitantes, generalmente escondido a los ojos del hombre pero cuya proximidad se detecta con un agudo silbido. Respeto muchísimo todas las leyendas de estas tierras y me encantan aprender sobre ellas, así que he disfrutado con todo lo que se cuenta sobre el Basajaun pero luego, la superchería y las supersticiones de algún personaje nos lleva a las cartas del tarot, algo que me ha resultado un tanto ajeno y que, creo yo, no representa el espíritu mágico de esos lugares. A eso hay que añadir que, cada vez que encuentran un cadáver, la inspectora Salazar realiza un ritual. Ella, con los ojos cerrados y como si de una hechicera se tratara, extiende la mano sobre el cuerpo sin vida de la joven a la espera de recibir algún tipo de vibración o visión que la conduzca al asesino. Desconozco si esto tiene alguna explicación en el libro. Probablemente así sea y en tal caso debería haber formado parte del guión pues de otro modo queda un tanto ridículo.

De todos modos, la película muestra en todo momento un fuerte contraste entre la vida y la muerte, dos extremos que quedan debidamente representados con los asesinatos y con el deseo de Amaia de convertirse en madre. Ella es el epicentro de los fuerzas enfrentadas, ella que trabaja con la muerte pero que anhela una vida en su interior. Hay escenas en las que se juega mucho con esta idea y eso me ha parecido interesante.

Pero por encima de la mitología, por encima de estos juegos que comento, bajo mi punto de vista el punto más fuerte de la película es la ambientación. Esos bosques donde el verdor se desdibuja y se vuelve gris por la escasez de luz solar, esos valles brumosos, donde la humedad es casi pegajosa y esa lluvia insistente que empapa hasta el ánimo contribuyen favorablemente al viaje que el espectador realiza a esas tierras. Quizá se abusa un poco de los chaparrones pues no deja de llover durante los cinco días en los que se desarrolla la trama y aunque es cierto que son tierras lluviosas, lo mismo resulta excesivo ver llover durante las dos horas que dura el largometraje, 129 minutos que no se hacen pesados en absoluto. En cualquier caso, es un gustazo ver esos paisajes, esos árboles centenarios, esos ríos caudalosos y sentir en tu piel la humedad y el frío de Elizondo.

En cuanto a los personajes y a las interpretaciones tengo dos quejas fundamentales. Por un lado, ¿dónde está la Marta Etura que tanto me gusta? El personaje que interpreta es una inspectora con un terrible pasado que la atormenta nada más poner el pie en Elizondo. Sus fantasmas la atosigan e inevitablemente sucumbirá ante ellos de vez en cuando. Sin embargo, en esta ocasión no he visto a la actriz de siempre. No sé, la he notado incómoda como si ella misma no se creyera su propio papel, al menos es la sensación que a mí me ha transmitido por lo que no he podido creérmela. Se añade además que Etura tiene que expresarse en inglés en unas cuantas escenas y no la he visto segura en sus diálogos, que además me han parecido ocasionalmente un tanto teatreros, mecánicos y artificiales.

La otra queja tiene que ver con la tía Engrasi, la mujer con la que Amaia se crió de pequeña por motivos que tenéis que descubrir al leer el libro o ver la película. Este es el personaje que se dedica a echar las cartas del tarot que comentaba antes y a mí me ha parecido que es un personaje que se carga la parte más esotérica de la historia. Para empezar porque no me cuadra una mujer con ese aspecto, pulcramente peinada y unas gafas con cristales degradados. Me parece imposible ubicarla en Elizondo. No sé, creo que es un personaje poco natural que me recordaba constantemente a Tangina Barrons, la medium de Poltergeist y que me sacaba de la película con cada aparición. Desconozco cómo será el personaje en el libro pero desde luego, en la película no está bien conseguido bajo mi punto de vista.

Pero bueno, para contrarrestar tenemos a Elvira Mínguez, una actriz a la que me gusta ver en pantalla. Su mirada fría e incluso esa nariz prominente otorga carisma y personalidad, lo que unido a su solvencia como intérprete consiguen hacer creíble su personaje. Mínguez da vida a Flora, la hermana mayor de Amaia y la encargada del negocio familiar, Mantecadas Salazar. Flora es una mujer resentida, con numerosas heridas infringidas en el pasado y que no han terminado de cicatrizar. Está enfadada con el mundo y especialmente con sus hermanas a las que escupe numerosos reproches. Tanto el personaje como la interpretación, fantástico. 

martes, 18 de julio de 2017

ENTREVISTA a MIKEL SANTIAGO (El extraño verano de Tom Harvey).

Autor

Mikel Santiago nació en Portugalete (Vizcaya) en 1975. Consagró su juventud a tocar en bandas de rock y más tarde comenzó a publicar relatos y novelas cortas por internet, con los que consiguió llegar a la lista de best sellers en España y Estados Unidos. Sus novelas La última noche de Tremore Beach y El mal camino, ambas publicadas por Ediciones B, han cosechado un éxito rotundo de crítica y público en todo el mundo. Tras vivir en Irlanda y Países Bajos durante casi una década, ahora reside en Bilbao y combina su actividad como escritor con la música.

El extraño verano de Tom HarveySinopsis

«Yo estaba en Roma cuando Bob Ardlan me llamó. Para ser exactos: estaba con una mujer en Roma, cuando Ardlan me llamó. Así que cuando vi su nombre en la pantalla del teléfono pensé: “Qué demonios, Bob. No me llamas en una eternidad y vienes a estropearme el mejor momento del verano”. Y lo dejé sonar.

Dos días después, supe que Bob había caído desde el balcón de su mansión en Tremonte pocos minutos después de marcar mi número. ¿O tal vez le habían empujado? No me quedaba más remedio que pisar el acelerador del coche y plantarme allí para hacer unas cuantas preguntas.»

Un lugar idílico, bañado por la luz cegadora del Mediterráneo. Una galería de personajes estrafalarios, carismáticos y sospechosos. Un «quién-lo-hizo» a ritmo de thriller en el que todo el mundo puede ser culpable hasta que se desvele la verdad.
[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]


************************************


Por las redes sociales sabréis que hace unos días recibimos a Mikel Santiago en Sevilla. El autor venía a hacer radio y aprovechamos para organizar un encuentro informal, sin mediación editorial, simplemente para conocernos, charlar un rato y tomar unas cervezas junto a los que se quisieron unir. Hubiéramos prolongado mucho más tiempo el encuentro porque lo pasamos genial pero Málaga y Marbella esperaban al autor. 

Durante esas horas me tuve que reír de lo lindo porque Mikel es realmente divertido. Afable y cercano, estuvimos conversando sobre sus orígenes como escritor, su método de trabajo y por supuesto, sus tres novelas publicadas con Ediciones B. Siempre con una sonrisa en los labios y entre broma y broma, Mikel nos dejó con ganas de más. Al tiempo.

Su última novela, El extraño verano de Tom Harvey, pasó por mis manos en el mes de junio. Sin duda, es una novela muy recomendable para el verano, para disfrutarla junto a la orilla del mar o en la piscina o bien, si te toca trabajar, zambullirte en su lectura a la vuelta de la oficina bajo un chorro de aire frío y desconectar del caluroso exterior. Mi reseña sobre esta novela puedes leerla aquí. Ahora os dejo con lo que Mikel Santiago nos contó.


Marisa G.- Mikel, yo me he leído tus tres novelas y las tres las he disfrutado mucho.

Mikel S.- Me alegro muchísimo (Risas).

M.G.- Pero yo quiero saber por qué llegas a la literatura. Sabemos que eres músico, que has trabajado en software, pero ¿lo tuyo con la escritura es algo muy premeditado o bien un día pensaste en probar a ver lo que salía? 

M.S.- Mira, en un análisis que voy haciendo con los años, me he dado cuenta que este mundo vivimos unos cuantos frikis de las historias. Nos encanta que nos cuenten historias ya sea a través de los libros o las series. En mi casa, y gracias a mi madre, mi santa madre, a la que dedico el libro, siempre nos ha gustado escuchar historias. Nos ha gustado el cine, nos ha gustado la literatura y ya de pequeño, tenía un instinto editorial. Me compraba un cuaderno, le ponía título, escribía un cuento y le ponía un precio. ¡Se lo vendía a mi padre por un duro! (Risas).

M.G.- (Risas). ¿En serio? Bueno, ¡tú ya haciendo negocio desde pequeño!

M.S.- Sí, sí, pero lo del duro también dice mucho de mi edad, ¿eh? (risas). Y empecé así, siendo un amante de las historias, que quería repetir lo que le había provocado buenos momentos, lo que le había creado intriga, suspense,... 

M.G.- Pero La última noche en Tremore Beach, no es tu primera novela. Bueno, sí lo es pero me refiero a que no es la primera que escribes. También se te encuentra en Amazon.

M.S.- Es que yo empecé con muchas ambiciones. Cuando dejé mis proyectos musicales que me tenían anclado en Bilbao, me fui a Irlanda a vivir y en aquellos años, como culo inquieto que soy, pensé en darle una oportunidad a esto de escribir. Allí me propuse escribir una novela de mil páginas, así,  a lo grande, pero me pegué una leche muy grande también porque no sabes hacerlo. Bueno, a ver, hay autores que escriben su primera novela y tiene mil páginas o más pero yo no pude, no sabía. Entonces, empecé con relatos en mi blog. Los iba subiendo por partes y detecté que los catorce amigos que tenía y que me leían reclamaban más, fueron ellos los que me dieron el primer aliento y me incitaron a seguir escribiendo. 

Resultado de imagenDespués de unos años escribiendo relatos, seguía con mi idea de contactar con una editorial pero los relatos no son una llave para entrar en el mundo editorial y me desanimé totalmente. Sin embargo, antes de desanimarme lo puse todo junto y lo mandé a varias plataformas on-line como Amazon, i-Tunes,... y me piré de Irlanda. Me pasé un año sabático haciendo un videojuego, me mudé a Amsterdam y estando en Holanda me llama un amigo y me dice que se ha bajado el ebook y resulta que era el número 1. Yo me había olvidado de todo, de escribir, de las historias, de la literatura. Ya no me interesaba nada pero resultó que todos aquellos relatos que había subido hacía mucho tiempo, estaban en el número 1, el 2, el 3,... Por entonces eran gratis pero tenían un montón de valoraciones. Es más, te voy a enseñar el puesto en el que están hoy, sin saber nada, me la voy a jugar. [Coge su móvil y abre una aplicación]. Mira en la Plataforma eBooks que vale que no es una plataforma muy popular, ¿ves?, estoy en el puesto 68. [En esa posición figura uno de sus relatos] Historia de un crimen perfecto tiene 5280 valoraciones, algo que no tiene nadie en eBooks. Este fue mi relato viral que se hizo bestseller en castellano, en Estados Unidos. Y con este relatito me llamó el primer agente editorial, en plan tú quién eres y a qué te dedicas. Era Bernat Fiol, que sigue siendo mi agente. Él se leyó el relato y me dijo que no estaba mal pero que tenía que ir a por una novela. Pues bien, estando en Irlanda, ya había escrito algunos relatos que ocurrían en una playa, ya tenía algunos personajes, y algunos escenarios y con eso escribí La última noche en Tremore Beach.

M.G.- Una novela que en apenas dos meses alcanza su quinta edición, por lo menos esa es la que yo tengo. ¿Tenías mucha confianza en esa novela? ¿Se te pasó alguna vez por la cabeza que podría llegar a donde llegó?

M.S.- Pues mira otra vez, te voy a enseñar otra cosa. Hoy parezco un mago (risas). Para que veas la confianza que yo tenía [abre su página de Facebook en el móvil y me enseña una foto]. Esta es la portada que yo compré para esta novela y pagué por ella cien euros. Se la compré a un ilustrador de Inglaterra, pero el nombre se lo puse yo. 

M.G.- Revelación de Mikel Santiago.



M.S.- Esto era Tremore Beach, una novela autopublicada porque desde el momento que yo acabo esta novela hasta el contacto de Bernat pasan dos años. Y cuando la terminé, me paré a pensar. A ver, había escrito una novela medio paranormal, que ocurría en Irlanda, con personajes irlandeses. Llegué a la conclusión que aquello no lo iba a comprar ni Dios, pero vamos ¡ni Dios! y me empecé a desanimar yo solo. Pero al final me lancé y la subí con esta portada que no es más que Peter Harper atravesado por el rayo. Este fue el principio. Un libro que yo pensaba que no iba a interesar nada y al final a la gente le ha gustó. El manuscrito pasó por varias manos, entró en subasta hasta que Ediciones B me propuso un proyecto muy bueno y muy bien trabajado.

M.G.- El éxito de Tremore Beach te habrá condicionado mucho para las restantes novelas, ¿no? En el sentido de esta primera he vendido un montón y a ver qué pasa con las demás.

M.S.- Pues sí. Para ser un tío que saca una primera novela con bastante movimiento, que se traduce a varios idiomas, que llega a Estados Unidos, que Mod Producciones ha adquirido los derechos para hacer una película, que además es la productora habitual de Amenábar, quien por cierto se la leyó y me mandó una nota,... Después de que te pasen todas estas cosas, te distraes mucho, no eres tú mismo y pierdes la intimidad del ese escritor que no lo conoce nadie y que puede escribir de lo que le da la gana. A mí durante unos meses me costó mucho volver a lo que me gusta, encontrar de nuevo ese rollito de estar tú solo escribiendo sin que nadie se entere. Creo que es esa la verdadera esencia de escribir. 

Y presión toda la del mundo porque además El mal camino lo vendí antes de escribirla. Tenía mucha presión porque había firmado con Ediciones B dos novelas más.


M.G.- Tenías que estar a la altura claro, para no quedar mal tú ni hacer quedar mal a la editorial que ha apostado por ti.

M.S.- Eso es, y además es que la vida sigue. Te pasan cosas, te mudas de ciudad, te nace una hija,...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...