Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

jueves, 23 de mayo de 2013

Entrevista a CARMEN SANTOS (El sueño de las Antillas)



Autor

Carmen Santos (Valencia, 1958) vivió parte de su infancia y adolescencia en Alemania antes de regresar a España en 1974.

Ha publicado tres novelas hasta el momento: La vida en cuarto menguante (Zócalo Editorial, 2003), La cara oculta de la luna (Debolsillo, 2004) y Días de menta y canela (Plaza & Janés, 2007) con gran éxito de crítica y lectores. En la actualidad, Carmen Santos reside en Zaragoza y se dedica exclusivamente a la literatura.

Sinopsis

A mediados del siglo XIX una joven española llega a Cuba recién casada, dispuesta a trabajar honradamente para salir adelante, pero el destino la llevará por caminos insospechados marcados por la prostitución, la pasión y la venganza.

En la Habana del siglo XIX, una mujer decide tomar las riendas de su vida y forjarse su propio destino. 1858. Cuando Valentina zarpó desde España hacia la colonia de Cuba en pasaje de tercera clase, tenía un joven marido a su lado y el corazón repleto de ilusiones. A su llegada a la isla, sin embargo, sus sueños se resquebrajan: su esposo ha muerto durante la agotadora travesía y el lugar, de pronto, se revela como un entorno hostil.

Sólo Tomás Mendoza, un atractivo médico que viajaba en el mismo barco que ella, intenta ayudarla proponiéndole matrimonio. Pero Valentina le rechaza por orgullo, pues no está dispuesta a inspirar lástima, aunque eso signifique tener que vender su cuerpo en un refinado prostíbulo caribeño. Lo que no sospecha es que hay hombres que no se conforman con unas horas de lujuria comprada y que algunos, como el rico y apuesto Leopoldo Bazán, bajo sus caballerosas formas esconden la más abyecta crueldad.

Con el pulso firme y sagaz de los grandes novelistas, Carmen Santos ha tejido una historia inolvidable que tiene mucho de las grandes sagas. De las calles habaneras al prostíbulo y de allí a los fastuosos salones de la alta sociedad isleña, enriquecida hasta lo inimaginable con el cultivo de la caña de azúcar, El sueño de las Antillas nos cuenta la historia de una mujer fuerte, valiente y carismática que, en una época de intrigas políticas por la independencia de Cuba y por la abolición de la esclavitud, se debate entre la ambición, la venganza y el amor verdadero.

Editorial Grijalbo.




–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—




Hora: las 5.30 de la tarde. Lugar:  el Hotel Colón, donde se visten de luces los toreros que se van a jugar la vida en la arena de La Maestranza. A esa hora y en ese lugar quedé con Carmen Santos para charlar con ella y para conocer de frente, a puerta gayola, su cuarta novela, El sueño de las Antillas.




Carmen es una mujer de temple agradable, de voz dulce y suave que encajaba perfectamente con el ambiente de recogimiento que flotaba en la cafetería del hotel. Tras unas palabras de saludo y un intercambio de frases cordiales me dispongo a lanzarle sobre el ruedo las siguientes preguntas:


Marisa G.- Buenas tardes Carmen. En primer lugar quisiera agradecerte la oportunidad que nos brindas de conocerte y hablar contigo sobre tu nueva novela y que tan amablemente te dispongas a responder a estas preguntas.

Carmen S.- Gracias a vosotros. El placer es para mí.

M.G.- Antes de entrar en materia, me gustaría que nos explicaras por qué crees tú que El sueño de las Antillas va a gustar a los lectores, ¿qué vamos a encontrar entre sus páginas?


C.S.- Pues hay de todo un poco. Yo quería escribir una novela decimonónica, al estilo de los dramas y folletines del siglo XIX, con grandes amores, grandes pasiones, traiciones,  venganzas,... al estilo de El conde de Montecristo. En esta novela hay muchas pasiones y  muchos sentimientos. Aparte de esto, también hay Historia, aunque no he querido abusar y contar muchos datos porque se hace muy pesado, pero la época en la que está ambientada fue muy interesante. Creo que es una novela que puede encajar en todos los gustos, incluso también hay un puntillo de novela erótica. Así que tenemos de todo.

M.G.- Viendo la envergadura del libro y sabiendo que está ambientada en la época colonial, es de obligado cumplimiento preguntarte por la labor de investigación y documentación. Imagino que habrá sido muy extensa. ¿En qué ha consistido? ¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir este libro?

C.S.- Pues lo que es sólo la primera redacción, un año y medio. Luego, con las revisiones y entre una cosa y otra, me habrá llevado dos años o dos años y algo. En cuanto a la documentación, pues perfectamente me ha podido llevar dos años también.

M.G.- ¿Y en qué ha consistido? Habrás tenido que leer muchos libros, ¿no? Porque tengo entendido que tu primera intención fue viajar a Cuba pero que al final no pudo ser.

C.S.- Sí, hace dos años tuvimos que cancelar el viaje a última hora por un contratiempo. Fue un chasco muy grande.

M.G.- Entonces, todo ha sido leer libros hasta el punto de incluir una bibliografía al final de la novela, ¿no?

C.S.- Sí, he tenido que leer libros de Historia pura y dura, diarios de viajeros de la época, novelas costumbristas del siglo XIX que te describían con detalles cómo era esa Cuba de entonces, de aquel siglo. 

Para la parte del burdel, también me estuve documentando, leyendo algunos libros, concretamente uno  en el que una madame americana contaba cómo eran los burdeles de la época y cómo se gestionaban.

M.G.- Y con toda esta información  tú te haces una composición de lugar y construyes en tu mente una imagen de cómo era la Habana en aquella época.

C.S.- Sí, sí, con los diarios de los viajeros norteamericanos sobre todo, que iban por el negocio del azúcar o simplemente por viajar y conocer mundo. Reflejaban en esos diarios todo lo que veían, la ciudad, los carruajes... Con todo esto te haces una idea.

M.G.- Suena fácil pero imagino que no debe serlo.

C.S.- Es como armar un puzle de muchas piezas. Al principio  estás perdida, te sientes abrumada y un poco desesperada. Buscas libros en la biblioteca o los compras allí y allá. Pero luego es como hacer un puzle. Primero armas el marco y luego vas colocando las piezas interiores. 

M.G.- Imagino que un libro te llevará a otro.

C.S.- Claro, unos los compras en la librería de siempre donde te los encargan  y otros los adquieres a través de internet en librerías extranjeras. Al final, vas armando el puzle y cuando te das cuenta tienes tanta información que ya es como si hubieras vivido allí en aquella época.




M.G. Esta novela está catalogada como novela histórica, pero también toca otros temas, la lucha por un sueño, la supervivencia, el no dejarse abatir por las circunstancias..., e incluso la emigración porque Valentina y su marido marchan a Cuba en busca de un futuro mejor, algo que ahora mismo está de plena actualidad. ¿Supone esto un reflejo de tu propia vida? Porque tus padres fueron emigrantes en Alemania, ¿verdad?

C.S.- Sí, mis padres emigraron a Alemania a principio de los años 60 cuando yo tenía 4 años y cuando volvimos yo tenía 16. Toda la infancia y la adolescencia primera la viví allí y claro, todo influye. Es un tema que siempre me sale de alguna manera. A la hora de pensar en esta novela, decidí que los personajes fueran españoles que emigraban a Cuba y que iba a contar lo que ellos veían. Me salió de forma automática.

M.G.- Y por lo que tengo entendido no es la primera vez que abarcas este tema. Creo que en otras novelas anteriores también has tocado el tema de la emigración, ¿verdad?

C.S.- Sí, la novela anterior, Días de menta y canela, estaba dedicada exclusivamente a la emigración. En cierto modo, la escribí porque quería homenajear a mis padres que se fueron a Alemania en aquellos trenes, en dirección a lo desconocido y para eso hace falta mucho valor. De igual modo, también quería bucear en mi propia experiencia.

M.G.- Suele ocurrir que las novelas llevan algún componente autobiográfico, que el autor suele echar mano de sus experiencias personales para luego volcarlas, en mayor o menor medida, en sus novelas.

C.S.- Sí, aunque Días de menta y canela no era una novela autobiográfica pero sí fue un ajuste de cuentas con mi pasado y me sentía obligada a escribirla. Esa novela fue escrita con toda la intención del mundo. También en mi otra novela, La cara oculta de la luna, sale de refilón el tema de la emigración pero ahí se me coló. Se trata de una cuestión muy importante para mí y siempre se me acaba colando.

M.G.- Y en esta novela, ¿qué tiene más peso, la parte histórica o la evolución de los personajes?


C.S.- Yo creo que todo por igual. Es una novela de personajes y de sentimientos, de lo que les va ocurriendo, de amores, traiciones, venganzas,... pero también es muy importante el trasfondo histórico. Yo he querido contar cómo era esa Habana desde el año 58 al 78 del XIX, cómo vivían, cómo eran los carruajes, cómo vestían, cómo eran las desigualdades sociales que eran muy pronunciadas, cómo era el mundo del azúcar. En esos años era cuando más dinero entraba por los negocios del azúcar pero claro, todo acababa en manos de los comerciantes ricos, que vivían a todo tren. Tenían una vida de lujo impresionante. Pero luego, ibas bajando en la escala social y te encontrabas personas que habían llegado a la isla con lo puesto y por otra parte estaban los esclavos que tenían una vida muy dura, más o menos en función de la crueldad de sus amos. Se consideraban como parte de las propiedades y jamás como seres humanos. Todo esto lo he querido reflejar en la novela, al igual que la situación política que en aquellos años fue muy llamativa e interesante. En aquellos momentos los movimientos independentistas estaban en plena eclosión e intentaban desligarse de España de una forma u otra.

M.G.- Centrándonos en los personajes, tenemos a Valentina, una joven que en España había sido doncella de una marquesa y que se casa con el chófer de la familia. Imagino que Valentina llegaría a Cuba muy niña aún, muy inmadura y viéndose sola, tuvo que tomar decisiones difíciles. Habrá evolucionado mucho este personaje a lo largo de la novela, ¿no?

C.S.- Sí, ella llega muy joven a Cuba. Estamos hablando de una mujer de 19 años del siglo XIX, que no es lo mismo que ahora. Fue educada para estar sometida al marido, para ser madre, educar a muchos hijos y no decir "esta boca es mía". El sueño de las Antillas es el sueño del marido y ella se deja llevar y no se plantea siquiera decir nada. Cuando el marido le da la noticia, ella no queda muy convencida pero en aquellos tiempos muy pocas mujeres se atrevían a llevarles la contraria al marido. Eso era impensable. Entonces Valentina llega a Cuba muy joven, muy ingenua, el marido muere en la travesía y en ese momento ella se queda totalmente perdida. Tiene una oferta de matrimonio de un médico que había viajado con ella en el mismo bergantín pero ella no lo acepta por orgullo, porque cree que el médico sólo siente pena por ella. Luego sale a buscar trabajo pero se da cuenta enseguida que de doncella no lo va a encontrar porque para eso están los esclavos. De institutriz o niñera pues tampoco porque le falta instrucción y tampoco sabe idiomas. La única salida que le queda es el burdel y a partir de ahí le ocurren muchas cosas. Aparece en su vida un personajes que es el malo de la película. Yo quería meter a un malo odioso y a éste lo odias enseguida. Es un hombre muy guapo pero muy dañino. Valentina comienza a crecer como persona, ocurren otros hechos que le dan bastante poder, hay una venganza pero mejor no desvelo más... Y termina convirtiéndose en una mujer de armas tomar y también muy adelantada para su siglo.

M.G.- He estado leyendo diferentes opiniones sobre tu libro y observo que todas son muy positivas. No he encontrado ni una sola pega. Estarás encantada, ¿verdad?

C.S.- Estoy muy contenta. Me han dejado mensajes en facebook diciéndome que les ha dado pena terminar el libro y eso es lo más bonito que te pueden decir. También me han dicho que se lo han leído enseguida y eso que son 700 y pico de páginas.

M.G.- Eso te iba a decir. Quedarte con ganas de seguir leyendo un libro que tiene este volumen es muy buena señal.

C.S.- Sí, es una alegría. Me alegro muchísimo cuando me dicen algo así.




M.G.- Estos días he visitado tu blog y he estado leyendo las entradas que publicaste en las que nos hablas de las distintas facetas por las que pasa el autor y su obra hasta la publicación de la novela -la entrega del manuscrito a la editorial, la redacción de la sinopsis, las correcciones, las galeradas,...-. Me ha gustado mucho la reflexión que haces sobre la importancia de la cubierta de una novela. Comentas que la cubierta debe ir al compás con la historia y no puedo estar más de acuerdo contigo porque es algo que no siempre ocurre.

C.S.- La verdad es que cuando abrí el fichero que me mandaron y la vi, pensé que la cubierta ofrecía una idea muy clara de lo que el lector se iba a encontrar al leer el libro. Una cubierta tan bonita y llamativa, con ese tono azul, la verdad es que a mí me encanta. Si la cubierta no va de acuerdo con lo que te vas a encontrar queda muy mal sabor de boca. En este caso creo que han hecho un trabajo magnífico.

M.G.- Esta es tu cuarta novela, aunque también has escrito relatos. ¿Sientes predilección por alguna de ellas o El sueño de las Antillas es tu niña bonita?

C.S.- Siempre que terminas de escribir dices que esta es tu mejor novela porque siempre intentas hacerlo mejor. Aunque suene a tópico, siempre intentas superarte un poco más cada vez. Para mí esta es la más ambiciosa y con la que más contenta estoy. Es cierto que trabajé mucho con la documentación y también a la hora de redactarla porque es muy larga y me ha supuesto muchas horas pero, aunque suene contradictorio, también me lo he pasado muy bien. Ha sido como hacer un viaje en el tiempo.

M.G.- Y a la hora de escribir, ¿sigues alguna rutina? ¿Necesitas un entorno especial? ¿Una disposición personal particular? 

C.S.- Yo necesito meterme en mi estudio con mi ordenador y mis libros y ponerme a trabajar tranquilamente sin que nadie me distraiga. Ni siquiera me pongo música porque me gusta mucho y me distrae. Solo escucho música cuando necesito descansar y entonces escucho a músicos de la época para ambientarme. Pero necesito tranquilidad. No soy como esos autores que incluso escriben en una cafetería porque necesitan ruido para concentrarse. No, yo necesito silencio y estar a solas con mis personajes.

M.G.- Ahora mismo estás de promoción con El sueño de las Antillas pero ¿tienes ya otro trabajo en la recámara?

C.S.- Ahora mismo estoy documentándome para la siguiente novela pero sólo estoy empezando. Aún me queda mucha información que buscar para ponerme a escribir.

M.G.- Y como lectora, ¿tienes a algún autor de cabecera? ¿Qué estás leyendo actualmente?

C.S.- Leo de todo. Ahora mismo estoy leyendo un libro de Sánchez Adalid. Es una novela histórica pero leo de todo. Me gustan muchos los autores del siglo XIX -Tolstoi, Dickens, Pérez Galdós, Clarín,..-, a los que considero unos maestros. El sueño de las Antillas es también un homenaje a estos autores porque está escrita desde la admiración que siento hacia ellos. 

De los autores actuales, soy muy fan de Paul Auster. Su novela Brooklyn Follies  es de mis preferidas.

M.G.- Muchos autores dicen que de escribir libros no se puede vivir porque este negocio fluctúa mucho y una novela puede funcionar muy bien pero la siguiente pasar desapercibida. Sin embargo, me llamó mucho la atención leer que tú abandonaste tu trabajo para dedicarte exclusivamente a escribir.

C.S.- Sí, decidí dejar mi trabajo porque no terminaba de convencerme, no estaba a gusto. Pero también es verdad que de eso hace 25 años y que eran otros tiempos. Hoy día no sé si me atrevería, pero entonces tuve el apoyo de mi familia y tomé la decisión de dejar mi trabajo y buscarme la vida por otro sitio. Al principio, compaginé la escritura con la impartición de clases de alemán y las traducciones pero ya no lo hago. Sigo contando con el apoyo de la mi familia y ahora solo me dedico a escribir.

M.G.- Pues Carmen hasta aquí llegan mis preguntas. Ha sido un placer conversar contigo y espero que tengas mucho éxito con esta novela y las que están por venir.

C.S.- Gracias a vosotros. Ha sido un placer.




Podéis seguir a Carmen Santos en su facebook y antes de concluir con esta entrada quiero dar las gracias también a María Fernández-Melero de Éride Comunicación por contactar conmigo y darme la posibilidad  de mantener esta entrevista con la autora de El sueño de las Antillas.

Espero que os haya parecido una entrevista interesante. 

Besos,










33 comentarios:

  1. Gracias por la entrevista. Me encantó la novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo que leerla y espero hacerlo pronto pero por lo que Carmen ha contado creo que me va a gustar mucho. Besos.

      Eliminar
  2. Felicidades por la entrevista. Muy completa
    besos

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrevista, quien la lea se puede hacer una idea muy buena de lo que se puede encontrar en la novela,
    besucus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias porlomenix. Carmen da una visión muy global de todo lo que podemos encontrar entre sus páginas. Besos.

      Eliminar
  4. Muy completa entrevista, bien estructuradas las preguntas y con juego! norabuena! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks Antonio! Aunque sea una intrusa en tu territorio... jejeje Besos.

      Eliminar
  5. Un diez para la entrevistadora. Aunque parece más una charla entre amigos que una entrevista, vaya bien. Y el libro hay que leerlo, está claro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una charla muy amena. Pensaba estar 10-15 minutos y al final nos tiramos hablando más de media hora y porque me dio corte seguir acaparándola jejeje. Besos Norah.

      Eliminar
  6. Una entrevista estupenda, te manejas muy bien en estos trabajos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tengo ni una sola tabla Enzo. Intento hacer lo que puedo. Muchas gracias. Besos

      Eliminar
  7. Una entrevista estupenda. Las novelas de época siempre me parecen complicadas a la hora de documentarse, las voces, todo! Un trabajo de fondo muy exhaustivo como se percibe en sus respuestas. Brooklyn Follies!! :)
    Me apunto Días de menta y canela, me ha interesado. La verdad es que los que lo arriesgan todo hoy por hoy para escribir, son unos valientes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando dijo lo de Brooklyn Follies di un respingo porque precisamente ahora mismo ando en "negociaciones blogueras" para conseguir ese ejemplar jejeje. Besotes madrina.

      Eliminar
  8. Qué suerte poder compartir este tiempo con la autora, la entrevista ha quedado genial y completísima. Es un libro que estoy deseando leer porque tanto el periodo como la ambientación me atraen muchísimo
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro tiene una pinta estupenda Tatty y creo que la autora tiene mucha razón cuando dice que puede gustar a un amplio abanico de lectores porque toca muchos temas. No es una novela simplemente histórica. Besos.

      Eliminar
  9. ¿"Suena fácil"? jaja Pues a mi no, me veo en una de esas y no sé por donde empezar ni a leer ni a escribir.
    Menuda entrevista, enhorabuena a las dos (y al fotógrafo).
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Caminante. Al fotógrafo le voy a tener que pagar un curso que muchas fotos las saca desenfocadas jejejee pero hace lo que puede. Lo meto en cada berenjenal!! Besos.

      Eliminar

  10. ¡Hola! he abierto mi blog hace aproximadamente un mes, y te escribo porque me gustaría que lo conocieras haciéndome una visita. Espero que te guste y que pueda verte a menudo por él. Yo también me iré pasando por tu blog.
    Un saludo y gracias.
    http://humanidadesyalgomas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia. Iremos pasando por tu blog. Saludos.

      Eliminar
  11. Alaaa qué guay, qué experiencia más enriquecedora!
    Yo tengo el libro esperando y me imagino que me gustará y mucho.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo quiero leer pronto Lesincele. A ver si me pongo en un par de semanas porque tengo mucha carga antes. Besos

      Eliminar
  12. Estoy con Norah, me gusta mucho leer entrevistas y esta ha quedado de diez. Y perdona porque está feo eso de poner notas entre compañeros pero has extraído TODO lo que interesa. un beso Marisa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje gracias Yossi. Si me vas a poner un 10 te dejo que me pongas nota jejeje. Me alegro de que te guste. Besos.

      Eliminar
  13. Me ha encantado la entrevista, parece una opción más que interesante como lectura
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia por lo que he leído y después de hablar con la autora, es un libro que puede gustarnos mucho. Yo le voy a dar su oportunidad porque creo que me va a gustar. Besos.

      Eliminar
  14. Me repito más que la fabada y a todos los que tenéis la oportunidad de acercarnos a los autores a través de estas fantásticas entrevistas que hacéis os doy las gracias. Porque es una visión que normalmente los lectores no tenemos y que se agradece, la verdad.

    Me quedo con todo lo que comenta sobre la parte documental, que para una novela así debe de ser una tarea bien ardua y complicada.

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Rober. Se hace con la mejor intención y esperando que os guste. En mi caso, es un placer tener estos encuentros porque una sale más sabia de ellos. Un besote.

      Eliminar
  15. Una entrevista genial!!!! Siempre es un placee conocer de cerca a los autores!! Mil gracias!!!! ;-)

    ResponderEliminar
  16. Magistral, se te ve madera y la verdad es que dejas con ganas de más

    ResponderEliminar
  17. Una entrevista estupenda. Ya tenía apuntada la novela y me ha gustado que nos acercaras a la autora.
    1beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...