Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 22 de noviembre de 2013

EL PRÍNCIPE DE LOS PIRATAS de Edmundo Díaz Conde.


Autor

Edmundo Díaz Conde nació en Orense en 1966. Se licenció en Derecho, carrera que, por convicción, no llegó a ejercer jamás. Ha trabajado como asesor editorial y colaborado, entre otras publicaciones, con El Correo de Andalucía y la revista cultural Mercurio (Fundación José Manuel Lara). Residió en Orense, Santiago de Compostela, Madrid y, actualmente, en Sevilla.

Su primera novela, Jonás el estilita, mereció el III Premio Ciudad de Badajoz. Su siguiente obra, La ciudad invisible, se alzó con el finalista del XXXIII Premio Ateneo de Sevilla. El club de los amantes fue su tercera novela publicada y El veneno de Napoleón (finalista del Premio de Novela Histórica Alfonso X el Sabio 2008) ha sido publicada en Rusia. 

Concibe la escritura como una pasión, además de un oficio. Concibe la vida como un oficio, algo menos apasionante.


Sinopsis

Hubo un tiempo en que corsarios británicos, bucaneros franceses y filibusteros holandeses eran los amos del Caribe. Pero poco se ha contado de piratas españoles como Íñigo Santa Cruz, forzado a convertirse en caballero de fortuna por una patria que desampara a sus propios hijos y los obliga a vagar por el mundo.

En aquella misma época también había tesoros fantásticos como el de la Dama del mar, por el que Henry Morgan organizará la mayor flota de filibusteros jamás conocida, ciudades como Panamá, que se dicen inexpugnables y encienden la codicia de los hombres, y mujeres como Elena, capaces de provocar la pasión y la ternura del corsario más insensible.

El príncipe de los piratas es la historia de Íñigo Santa Cruz -llamado Lefthand por los ingleses-, tan falsa como todas las leyendas y tan cierta como cualquier historia de piratas. 



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Comencemos con una confesión. Yo jamás me he sentido motivada por libros o películas que tuvieran piratas como protagonistas. De hecho, ni siquiera he caído rendida en los brazos de Johnny Deep con lo que, para ser tan aficionada al cine, resulta que me he saltado a la torera toda la saga de Piratas del Caribe. Por eso, cuando llegó este libro a mis manos lo miré con reticencia. Entre el libro y yo surgió una relación distante y fría, midiéndonos con la mirada pero sin una clara inclinación al acercamiento por ninguna de las dos partes.  Pero se dio el caso de que su autor, Edmundo Díaz Conde, vive en Sevilla, que compartimos profesión (no la de la escritura por supuesto), que tenía la oportunidad de conocerlo y charlar con él (como ya visteis en la entrevista que publiqué y que podéis leer aquí) y que Tatty y Laky organizaron una lectura conjunta. Se alinearon los planetas y yo me dije, ¿por qué no? Y allá que me lancé. Me coloqué un parche en el ojo, me compré un loro en un Todo a cien y me enrolé en el bergatín más valiente que pude encontrar en mi puerto. ¿Os adelanto el resultado del viaje? Mejor al final de la reseña.

El príncipe de los piratas es una novela a la que no le falta ni un sólo detalle. Tenemos piratas, corsarios, bucaneros, filibusteros, bergantines, mujeres hermosas, puertos exóticos, amaneceres en alta mar, tormentas, un tesoro y, por supuesto, muchas barricas de ron. Pero describir esta novela de tal modo es quedarse excesivamente corta, porque sí es cierto que El príncipe de los piratas cuenta con todos esos elementos pero también hay otros muchos que ahora pasaré a detallaros.

Tras un prólogo que nos sirve de introducción, sabremos que Íñigo Santa Cruz, o Lefthand como lo llaman los ingleses, está a punto de pasar por el cadalso. Sin embargo, y prácticamente en el último momento, es liberado y reclutado por el pirata Henry Morgan a través de su lugarteniente John el Duque y sus esbirros. ¿Con qué finalidad? Henry Morgan necesita de su ayuda para buscar un tesoro, el de la Dama del Mar. Al principio, y cansado del mundo de la piratería, Santa Cruz se muestra reacio a embarcarse en una nueva aventura, pero no hay nada como amenazar a un hombre con la integridad de sus hijos para que aquel reaccione de inmediato.

Efectivamente Santa Cruz tiene una niña de 9 años de edad a la que no ve desde hace bastante tiempo. Coaccionado, el protagonista reúne una tripulación compuesta por marinos de todos los puntos cardinales de España y a bordo de su viejo barco ponen rumbo a la Isla Tortuga donde se enterará que Henry Morgan pretende asaltar Panamá pues cree que allí se encuentra el tesoro que andan buscando.


La acción transcurre sobre el año 1670 y el asalto a Panamá tiene base histórica como algunos otros datos que también se recogen en la novela. 

Durante la travesía, Íñigo rememora un episodio de su pasado en el que su padre halló la muerte, algo por lo que él se siente culpable, sueña con reencontrarse con su hija y ofrecerle todo lo que hasta ahora no ha podido darle y su corazón volverá a latir por el amor de una mujer. No todo en la vida de un pirata es ferocidad y rudeza.

Hay personajes que se ganan al lector desde el minuto cero. Los gemelos Ginés y Blas (esbirros de John el Duque) son los encargados de ejecutar la liberación de Santa Cruz en las primeras páginas de la novela. Disfrazados de vulgares mujerzuelas, resulta del todo imposible no echar unas risas con sus trastadas. No en balde, y según nos contó Edmundo en la entrevista que nos concedió, son los dos personajes que soportan la mayor parte cómica de la novela. 

Santa Cruz, e incluso me atrevería a decir Henry Morgan, no corresponden al estereotipo de piratas que todos tenemos en la cabeza cuyo origen está en el cine. Aunque el primero no ha sido hasta ahora un dechado de virtudes (el juego y la mala vida lo separó de su mujer y su hija), muestra signos de arrepentimiento y hace gala de poseer sentimientos y corazón noble. Edmundo Díaz nos confesó que quiso recoger la iconografía más romántica del pirata, quiso humanizarlos, de ahí que asistamos a momentos en los que Santa Cruz hecha de menos a su hija y, a sabiendas de que sigue en asuntos turbios que solo le pueden acarrear problemas, no duda en embarcarse en una aventura que puede suponer una mejora de la vida de su hija. 

Sus buenos sentimientos también quedan patentes en su relación con Elena Exquemelín, la mujer que le robará el corazón. Aunque en algún momento adopte una actitud despectiva para con ella y el lector sienta cierta repulsa por su conducta, pronto entenderá que tiene una justificación noble.

En cuanto a Henry Morgan, ¿quién se puede imaginar a un pirata melindres, hipocondríaco que siempre se siente mal y requiere la presencia de su médico a todas horas? Así es Morgan, mortal entre los mortales, temeroso como uno más y tan humano que añora tener hijos a su alrededor. Como lo cortés no quita lo valiente, Morgan es un personaje interesado que saca un lado u otro en función de los objetivos que pretenda alcanzar.  



Las localizaciones juegan un papel importante en la novela de ahí que en El príncipe de los piratas se toquen muchos puertos desde Madrid, Toledo, Sevilla,..., la Isla Tortuga, el Algarve portugués,... Todas estas ubicaciones aportan credibilidad a la novela pues tratándose de un barco pirata es lógico que viajen y hagan escalas en diversos puertos. 

En cuanto a las cuestiones más técnicas, la novela está escrita en tercera persona y compuesta por un prólogo, cuatro partes y un epílogo. Treinta capítulos con título en total en los que la narración posee un fuerte carácter épico y goza además de bastante grafismo. Edmundo es habilidoso a la hora de describir contiendas y batallas que resultan creíbles y casi vívidas.

Las escenas transcurren a buen ritmo, quizás más lento en la primera mitad y con más rapidez en la segunda. En esta última, cuando la acción se desarrolla en Panamá, es donde la lectura me resultó más interesante y donde conseguí sentirme más enganchada.

Con esta novela Edmundo Díaz intenta colocar la figura del pirata español donde le corresponde frente a los archiconocidos Sir Francis Drake o Barbanegra, estableciendo así un reencuentro entre el lector y aquellos personajes de cómics y de películas que llenaron nuestros años de infancia. Según el autor, España jugó siempre un papel importante en el mundo de la piratería, pues fuimos el Imperio y los verdaderos protagonistas del Caribe. Sin embargo hemos preferimos olvidar esa parte de la historia por lo que, y en este sentido, esta novela supone un homenaje a la piratería española. 

En definitiva, El príncipe de los piratas ha resultado ser una lectura agradable, amena y entretenida, un acercamiento  por mi parte a esa figura de la literatura y la cinematografía que me ha sorprendido gratamente. El autor etiqueta su novela eminentemente romántica y es cierto que los sentimientos y las pasiones tienen un papel fundamental en la trama pero también hay mucha aventura entre sus páginas. Es una novela con la que se puede disfrutar sin lugar a dudas, al menos, para mí ha sido una lectura bastante satisfactoria. ¡Al abordaje!




27 comentarios:

  1. A pesar de que casi todas las reseñas que voy leyendo de este libro son positivas a mí no termina de llamarme la atención. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ay Marisa, que pedazo de entrada!!!
    Ya le había echado el ojo al pirata Morgan, y lo tengo entre lecturas pendientes. Lo vuelvo a anotar. Feliz fin de semana. Besos.

    ResponderEliminar
  3. A pesatr de que todas las conclusiones osn positivas a mí el tema de los piratas no me llama la atención.

    ResponderEliminar
  4. Los piratas que recuerdos, aunque no se si ahora me atrevería a sumergirme en sus aventuras!!besotes

    ResponderEliminar
  5. No me habría esperado nunca tu confesión sobre Jack Sparrow, de Marilú sí, pero no de tí :-P Estoy liada con este libro, por un lado me apetece leer una de estas historias, pero estoy viendo reseñas para todos los gustos. Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. La estoy empezando a leer y veo que me está enganchando la historia por eso me pasé por tu reseña de puntillas. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco soy mucho de piratas, la verdad, y todavía no me he decidido con este libro. A pesar de que he leído buenas reseñas, no sé que voy a hacer.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. A mí sí me gustan las historias de piratas y este libro me ha resultado muy entretenido, de los personajes me quedo con Henry Morgan y su hipocondría
    besos

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí me ha dejado un poco fría, no sé, me pareció muy bien escrito, una idea muy buena y que cuenta con todos los ingredientes pero le ha faltado sal. A mí romántico no me pareció.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. No he leído nada sobre piratas y esta parece una buena opción para empezar, pero no creo que en este momento me enganche demasiado la historia. Quizá en otro momento.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. No he llegado a disfrutarla tanto. Pero creo que ha sido un problema mío, que no ha sido el mejor momento para leer este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Yo con las pelis de Sparrow me quedé en la segunda...y eso que la primera me gustó.
    Yo también he publicado la reseña y es la primera vez como tu que he leído algo de piratas y oye no me ha disgustado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Estoy como tú (como tú antes de leer este libro), que a mi los piratas hace mucho que dejaron de interesarme (allá por La isla del tesoro), y pese a que tú has sido capaz de ceder y además disfrutar de la lectura, yo creo que voy a seguir alejada de momento de piratas y bucaneros.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. No me acaba de convencer esta novela. A mí me gustan los piratas de Sabina o de Serrat. La última que leí de este tema fue "Martín ojo de plata" y la novela final de la trilogía ya no me gustó casi nada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Un homenaje a la piratería española con el que estoy encantado de haber participado,
    besucus

    ResponderEliminar
  16. Te he leído por encima porque lo tengo enc asa, aún pendiente de lectura
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Un libro que me gusta porque me recuerda a mi infancia que me la pasé soñando con ser un pirata, hasta cuando me montaba en un barco de pasajeros me imaginaba que era mío e iba a buscar un tesoro . XD Besos :)

    ResponderEliminar
  18. Ya he declarado que quiero leer el libro y de hecho lo haré. Cuando buenamente pueda.
    En cuanto al comentario de la toca-estrellas de arriba, decirle que sí que he visto los piratas del Caribe y me quedo con la primera y con Jack Sparrow, of course!!
    Un besito ahijada

    ResponderEliminar
  19. Bueno, segunda reseña con la que me topo hoy, y alguna más en días pasados. Casi todos coincidís en que es más aventura que histórica o romántica en sí. Cosa que en parte me anima, aunque es un género que tengo bastante abandonado. El tema me llama, por lo poquísimo que he leído de temas piratas, pero no sé. Por lo que comentáis, tampoco veo un novelón. Quizás esa nostalgia para los que se hayan hinchado de historias de aventura en tiempos mozos :)

    Le seguiré la pista aún así. Un besazo!

    ResponderEliminar
  20. Me apetece leer algo de piratas!!! Aunque aún le voy a dar más vueltas ya que estoy leyendo opiniones muy diversas!!!jejej
    Saludosss

    ResponderEliminar
  21. No pinta mal, ya he visto varias reseñas, lo que pasa es que entre tanto acumulado tengo al menos uno, que recuerde, de esta temática, entonces... Mil besos.

    ResponderEliminar
  22. Lo estoy viendo reseñado en todas partes!! =)
    Me gustan las de piratas.

    Besotes

    ResponderEliminar
  23. Yo tampoco he leído novelas de piratas (que recuerde) y sí que me gustaría probar la experiencia, para conocer desde dentro a estos personajes tan particulares que viven prácticamente en el mar y tienen fama de rudos...
    Besos!

    ResponderEliminar
  24. No sé, no tiene mala pinta, pero no me acaba de convencer. Hay tantos libros pendientes que alguno hay que dejar pasar:)
    1beso!

    ResponderEliminar
  25. Llevo queriendo este libro desde que lo vi, y sin embargo no lo pedí. ¿por qué!? Me alegra de que te haya gustado, eso me anima más aún a ir a por él. Un besito

    ResponderEliminar
  26. Tan solo vi la primera peli de "Piratas en el Caribe". La novela me ha gustado, pero las primeras cien páginas se me hicieron eternas, luego con más acción devoré las siguientes. Un libro entretenido.
    Besotes

    ResponderEliminar
  27. Una autentica aventura que se disfruta para que vamos a andarnos con rodeos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...