Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 29 de mayo de 2015

CUANDO ESTÁBAMOS VIVOS de Mercedes de Vega.



Editorial: Plaza & Janés.
Fecha publicación: abril, 2015.
Nº Páginas: 528.
Precio: 19,90 €
Género: Narrativa.
Edición: Tapa dura con sobrecubiertas.
ISBN: 978840134307
[Disponible en ebook;
puedes leer el primer capítulo aquí]




Autora


Mercedes de Vega es socióloga y escritora. Nació en Madrid en 1960. Ha residido y trabajado en Nueva York y Barcelona. Cursó estudios de literatura en la Universidad Complutense de Madrid y participado en numerosos talleres de escritura creativa. Colabora en revistas literarias como Resonancias y Los papeles de Iria Flavia. Ha publicado la novela El profesor de inglés (Huerga y Fierro Editores); el libro de relatos Cuentos del sismógrafo; artículos y publicaciones, y diversos relatos en antologías colectivas. Ha sido galardonada por dos años consecutivos (2013 y 2014) en los Premios del Tren "Antonio Machado". 

www.mercedesdevega.com



Sinopsis



Una excepcional novela sobre el amor y el destino, la memoria y los secretos de familia.

En los albores de la Segunda República, Lucía Oriol es una joven esposa aristocrática en una sociedad en plena transformación, cuya vida da un vuelvo cuando conoce a Francisco Anglada, viudo empresario de origen judío, que compra una residencia a la familia Oriol en la calle Pintor Rosales. Lo que comienza como una tórrida aventura amorosa, se enreda cuando aparece Jimena, la conflictiva hija de Francisco. La relación entre Jimena y Lucía, la doble vida de ésta y el pasado oculto de los Anglada destaparán un torbellino de celos, venganza y traición de los que nadie saldrá indemne.

El amor de Lucía Oriol por un hombre atrapado en el laberinto del pasado y la necesidad de contar la verdad y de hacer justicia, alimentan este retrato de dos linajes, inspirado en hechos reales, en un Madrid convulsionado al borde de la Guerra Civil.

Con la riqueza de una sobresaliente prosista, Mercedes de Vega bucea en nuestra historia más personal para mostrar que en todas las familias se esconden secretos que pueden resultar letales. Cuando estábamos vivos no es solo la historia de una mujer que debe elegir entre la razón y el corazón, también es el fresco de una época y de una ciudad que marcarán los destinos de sus protagonistas.



[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Me gustan los libros cuidados, con una edición bonita y detalles adicionales que lo embellecen. Cuando estábamos vivos es una novela mimada, que cuenta con una fotografía antigua en las gualdas, mostrando el Madrid de los años 30, una instantánea tomada desde el Círculo de Bellas Artes, un lugar en el que conoceremos a dos de sus protagonistas.

La autora, Mercedes de Vega, construye en esta su primera novela una saga familiar que retratará la vida de dos familias pudientes, los Oriol y los Anglada, con distinto origen y también en distinto bando pero que, por circunstancias de la vida, unirán lazos hasta el estallido de la Guerra Civil, momento en que las relaciones se recrudecen y cortarán amarras.

Los Oriol son gente de alcurnia, respetables y respetados. El matrimonio lo componen Alfonso Oriol, Marqués del Valle y su esposa Emilia, padres de Lucía que, en el momento en que arranca el verdadero argumento de la novela, tiene veinticinco años, está casada con Roberto Arzúa, nacido en Italia, un camisa negra que apoya a su país en la persona de Benito Mussolini y con quien es madre de un pequeño llamado Claudio. Alfonso es un hombre de negocios pero será Lucía uno de los pilares fuertes de la novela. Los Oriol son católicos, monárquicos y conservadores. 

Los Anglada vienen de provincias. Tras la muerte de Ezequiel Anglada y Miriam de Vera, la línea genealógica la encabeza Francisco, el hijo mayor de ambos, un empresario que sabe aprovechar las oportunidades. Vive a caballo entre Madrid y su finca Tres Robles donde reside su hija Jimena, fruto de su matrimonio con la difunta Juliana Roy. Los Anglada guardan un secreto. Son judíos y aunque se sienten orgullosos de sus orígenes, solo lo viven de puertas para adentro. De cara a la galería tienen que mantener las formas, de ahí que Miriam prácticamente obligue a su hijo David a tomar los hábitos y hacerse cura. Pero en esta familia no todo es lo que parece. Hay muchos secretos, muchos sucesos trágicos que ocultar, mucho lastre que arrastrar y que condicionarán la vida de unos y otros. 



¿Qué une a ambas familias? Los negocios serán el nexo inicial. Las inversiones y la compra-venta de inmuebles provocarán el primer encuentro entre Francisco Anglada y Lucía Oriol y bastará que él la contemple una sola vez para enamorarse de ella y para que esta caiga rendida como si fuera el último hombre de la tierra. Comienza así una historia de amor muy compleja, desmedida, pues Lucía es una mujer casada a la que no le importará vivir un adulterio. 

En 1995, desde la ciudad de Roma, Lucía Oriol abrirá la novela, contando ya con la friolera de noventa años de edad. Han pasado cuarenta años y es hora de poner las cosas en su sitio, de hacer justicia a los muertos, de saldar deudas consigo misma y con Dios, y por eso decide escribir este testimonio y dejarlo en manos de su nuera Laura Bastiani, un testimonio que tiene más de confesión, la que le hizo Francisco Anglada dieciséis años atrás, donde relatará todo lo que acontece a ambas familias desde el año 1928 a 1936. Unas páginas introductorias narradas en primera persona, que servirán como aperitivo antes de adentrarnos en el verdadero argumento de la novela.

Cualquier lector podría pensar que un argumento de esta índole podría ser únicamente fruto de la imaginación de su autora pero tenéis que saber que Mercedes de Vega construye esta novela partiendo de hechos reales relacionados con su pasado. La muerte de su padre, un hombre bastante reservado a la hora de hablar de su infancia, llevó a la autora a realizar una investigación personal y al encontrar poco material, teje una historia con solo dos hilos reales - la existencia de un orfanato fundado por una dama de la aristocracia residente en el extranjero, a la que da vida Lucia Oriol, y la infancia de su padre en dicho hospicio, encarnado en la piel de un personaje del que nos hablaré en esta reseña. 

Cuando estábamos vivos es una maravillosa novela con amores prohibidos, sufrimientos, tristezas, muertes trágicas, arrepentimientos, exilios, terribles verdades, triángulos amorosos, traiciones, venganzas  y juramentos. Una mezcla de elementos sumamente interesante que se deslizan a lo largo de un romance.  Pero no quedará ahí la cosa pues, si el amor es un sustento importante de la novela, también lo es el contexto político social del momento del que os hablaré más adelante, así como la promulgación de una la ley de divorcio, vía de escape para mucho de aquellos matrimonios llevados al altar por intereses familiares, que finalmente fue derogada.

Y como guerra y religión siempre han ido de la mano, en Cuando estábamos vivos las creencias religiosas cobran fuerza suficiente como para dirigir los pasos de los personajes de esta novela. Cristianos y judíos verán peligrar su integridad en función de la ideología política imperante. 

Y a todo esto, un cuadro, una copia de El fusilamiento del 2 mayo de Goya, una obra que funciona casi como el epicentro de todos los hechos descritos en la novela y al que todos, de una manera u otra, terminan por llegar. 



jueves, 28 de mayo de 2015

ENTREVISTA a NEREA RIESCO (Las puertas del paraíso)

Autora

Nerea Riesco es escritora y periodista. Nacida en Bilbao, creció en Valladolid y con dieciocho años se instaló en Sevilla, ciudad en la que se licenció en periodismo, actividad que compagina con su trabajo en diferentes medios de comunicación. En la actualidad continúa colaborando en prensa y radio, e imparte talleres de creación literaria.

En 2002 publicó su primer libro de relatos, Ladrona de almas y, dos años más tarde, ganó el IX Premio Ateneo Joven de Novela de Sevilla con El país de las mariposas. Su siguiente novela, Ars magica (Grijalbo, 2007), finalista del prestigioso Premio Espartaco 2008, y luego El elefante de marfil (Grijalbo, 2010) se han traducido al alemán, italiano, finlandés, ruso, portugués, polaco, checo, danés, serbio, eslovaco, rumano y holandés, y la han convertido en una de las voces más personales de la narración histórica tanto para el público como para la crítica especializada.

Su última novela, Las puertas del paraíso, supone la consagración definitiva de la autora en el terreno de la novela histórica.

www.nereariesco.com


Sinopsis

La fascinante historia de un hombre y una mujer que se amaron por encima de credos y fronteras en una época marcada por la intolerancia y el afán de conquista.

Finales del siglo XV. El cristianismo avanza implacable contra los llamados infieles, dispuesto a reconquistar Granada. Yago, el joven músico ciego que acompaña a la Corte de los Reyes Católicos, aprende a percibir la realidad con los ojos del corazón y descubre que el camino hacia el paraíso sólo puede partir del verdadero amor.

Con la sensibilidad de los grandes autores, Nerea Riesco nos introduce en los remotos escenarios de la Historia y nos lleva de la austeridad recia de los palacios castellanos a la sensualidad poética del harén granadino. Su escritura ágil y hermosa da color al pasado, y convierte a sus personajes, históricos y ficticios, en fascinantes protagonistas de carne y hueso.

[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—




Nunca había leído nada de Nerea Riesco pero descubrirla en este libro ha sido un hallazgo espectacular. No sé si será por la historia en sí. A juzgar por los comentarios de personas cercanas que sí la han leído anteriormente, mucho me temo que la historia es lo de menos y que esta bilbaína afincada en Sevilla tiene un sello muy particular, que gusta, que agrada a esta lectora. En cualquier caso, la historia tendrá también algo que ver porque en Las puertas del paraíso, Riesco me traslada a mi propia ciudad, pero muchos siglos atrás, para presentarme al joven Yago con el que haremos un viaje de diez años. 

No voy a esperarme a la publicación de la reseña. Desde este mismo momento os invito a leer esta novela con un argumento que cautiva tras cruzar el umbral de la cubierta. Con su autora tuve la oportunidad de sentarme a charlar hace un par de semanas. No os perdáis detalle de esta entrevista. Os aseguro que una vez lleguéis al final, os entrarán unas terribles ganas de conocer a Yago. Esto es lo que Nerea Riesco nos contó. 


Marisa G.- Nerea, no te imaginas lo mucho que me está gustando tu libro. Llevo muy poquito pero la historia me está pareciendo tan bonita, es preciosa la verdad, y encima eres tan elegante escribiendo. 

Nerea R.-  ¡Ay, muchas gracias! ¡Qué bonito lo que me dices!

M.G.- Yo no quisiera que esto sonara a exceso de adulación pero tengo que decirlo. Me parece que tienes un estilo muy refinado o, como decimos aquí, eres muy fina escribiendo.

N.R.- No te imaginas lo que gusta oírte decir eso. Muchas gracias, de verdad. 

M.G.- Mira, aunque yo no he leído nada tuyo hasta ahora, sí que es verdad que he seguido tu trayectoria como en la sombra. Siempre me has parecido una autora que, poco a poco, a tu aire, sin levantar tanto revuelo como otros autores, has ido dado grandes pasos. No sé si tú estás satisfecha con tu carrera como escritora y si, echando la vista atrás, hubieras cambiado algo.




N.R.- Yo he sido una persona muy afortunada dentro del mundo de la literatura. Estudié periodismo pensando que esa iba a ser mi profesión y que la literatura iba a ser un hobby. Pero me presenté a un premio, lo gané y a partir de ahí todo cambió. Ahora me dedico profesionalmente a escribir y el periodismo es un hobby. Hago un programa de radio pero como hobby, escribo artículos como hobby. Así que hoy pienso que presentarme a aquel premio fue una idea maravillosa y luego, sí que es verdad que mi carrera es como dices, con cada novela crezco un poco más, aprendo un poco más, mi mundo se amplía y además me voy reafirmando en esas historias y en esos personajes que se van quedando en mí y que me enriquecen. A mí realmente sí me gusta cómo se va desarrollando mi carrera y no creo que cambiara nada.

M.G.- Entonces, ¿más escritora que periodista?

N.R.- Sí, sí... Bueno, yo siempre digo que soy comunicadora. A mí me gusta ver la novela como un mensaje. Cuando escucho a otros autores decir que ellos escribirían aunque nadie los leyera, yo siempre digo que no. Eso no lo entiendo. Es como decir que pintaría un cuadro para colgarlo del revés. Con mis novelas, yo lanzo un mensaje para que alguien lo lea y de hecho, la parte más emocionante de escribir, es cuando te encuentras con los lectores, cuando alguien lo ha leído y te dice cómo lo ha leído. A mí me encanta ese feedback, creo que heredado del periodismo. 

M.G.- Me has comentado que haces un programa de radio, en Radio Guadalquivir creo, algo que he descubierto hace poquito y el otro día en una entrevista que diste en Canal Sur, comentaste que impartías un máster sobre la creación del best-seller. Y yo me pregunto, ¿existen pautas para que una novela se convierta en un best-seller? ¿No es algo que reduce a la ventolera que nos da a los lectores?

N.R.-  Mi tesis doctoral va sobre ese tema y realmente puede haber unas pautas o mejor dicho, una predisposición del autor para gustar. Hay una frase muy buena de Félix J. Palma que dice «Hay escritores que hacen pensar y otros escritores que hacen soñar». Yo creo que el escritor de best-seller es el escritor que hace soñar. Con Las puertas del paraíso quiero creer que hace pensar pero también te hace soñar y mucho. Creo que tengo un compromiso con el lector y si una persona se va a pasar siete u ocho horas de su vida conmigo, abrazada a mi libro, quiero que se lo pase bien. No soy de los autores que escribe una novela sobre cómo envejece un queso. 

M.G.- (Risas)

Vamos a centrarnos en la novela. Las puertas del paraíso es una novela de amor que tu enclavas en 1482, una época con mucho movimiento. Dado que yo llevo muy poquito leído, me gustaría que me contaras con qué me voy a encontrar. 

N.R.- Pues te vas a encontrar con diez años en los que cambia no ya la historia de España sino la historia del mundo, se pasa de la Edad Media a la Edad Moderna, con una mujer impresionante a la cabeza, la reina, que junto con su marido cambiaron las formas de guerrear que habían existido hasta el momento, introduciendo esas intrigas palaciegas para que sus propios enemigos se peleen entre ellos para beneficio propio. Y luego también tenemos a Cristóbal Colón, atravesando el Atlántico para llegar a ese nuevo mundo, y la expulsión de judíos, la expulsión de los musulmanes,... Y en medio de todo esto, tenemos al protagonista, a Yago, que es un músico ciego, algo que me gusta muchísimo porque me permite jugar con el resto de los sentidos, con los sabores, los olores, el tacto,... Yago es un personaje muy atractivo para mí. Cuando se inicia la novela tiene trece años y nos contará desde el futuro cómo fueron esos diez años, del 1482 al 1492, donde todo cambia y esos cambios los plasmará en los romances que él toca con su laúd. 

Creo que el lector de Las puertas del paraíso se va a encontrar con un personaje que tiene muchos sueños por cumplir y que está dispuesto a crecer. Él nace para no ser nadie, no va a pasar a los libros de historia, y de pronto consigue que eso cambie y va luchando por sus sueños sin destruir los sueños de los demás, algo que se suele hacer.

M.G.- Él se enamora de una musulmana, Nur. Esta relación de amor se me antoja un tanto atípica. No sé si tú, que has indagado en la Historia, has encontrado en la realidad amores de este tipo o esto es una ficción que en la realidad sería una idea descabellada.

N.R.- No, no... De hecho había una especie de normativa para estos casos que yo también recojo en la novela. La normativa era distinta si se trataba de un musulmán que se enamoraba de cristiana o musulmana que se enamoraba de cristiano. La cosa cambiaba según el caso. Yago y Nur lo tendrán complicado, y no solo porque ella es musulmana y él cristiano, si no porque él no es nadie y ella es la hermana de Boabdil. 

M.G.- ¡Qué interesante!

¿Ves? Es que el libro es bonito, y lo es incluso desde la dedicatoria, preciosa también, con referencia a Las mil y una noches, porque tu novela tiene un poco de la magia de ese otro libro, ¿verdad?

N.R.- Pues sí,...




M.G.- Le dedicas el libro a Charito, tu abuela.

N.R.- Mi abuela tiene 102 años que cumple este año y ella cuando ha visto la dedicatoria, me ha dicho que se lo va a leer. Le dije que se leyera solo la dedicatoria pero me respondió que no, que se la leería entera que para eso se la había dedicado. (Risas)

M.G.- (Risas). ¡Pues qué mérito!

N.R.- Sí, sí,... es tremenda. Ya te enseñaré alguna foto.

miércoles, 27 de mayo de 2015

LAS VIUDAS DE LOS JUEVES (DRAMA - 2009)


Año:2009.

Nacionalidad: Argentina.

Director: Marcelo Piñeyro.

Reparto: Ernesto Alterio, Juan Diego Botto, Leonardo Sbaraglia, Pablo Echarri, Gabriela Toscano, Ana Celentano, Gloria Carrá, Juana Viale, Adrián Navarro, Vera Spinetta, Camilo Cuello Vitale, Gabo Correa, Roberto Antier.

Género: Drama. Intriga.

Sinopsis: En el barrio privado de Buenos Aires "Altos de la Cascada", la vida transcurre idílica entre casas que imitan mansiones con grandes jardines y piscinas climatizadas. Separado de la realidad por muros y cámaras que todo lo vigilan, la urbanización es una burbuja perfecta en un país erizado de espinas. Sin embargo, una mañana tiene lugar un descubrimiento macabro: tres cadáveres aparecen flotando en una piscina. El hallazgo conmueve a los vecinos, pero prefieren creer que se trata de un trágico accidente. Sin embargo, la investigació de las últimas actividades de las víctimas hace dudar sobre el carácter accidental de esas muertes.


[Información facilitada por Filmaffinity]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Siempre digo que el cine me ha acercado muchas veces a la literatura y esta película es buen ejemplo de ello. A través de este largometraje llegué a la novela de Claudia Piñeiro que, con el mismo nombre, publicó en 2005. Años después, otro Piñeyro, solo que con y griega, llevó esta historia al cine con un reparto masculino muy conocido.

Argentina. En una urbanización de lujo, con grandes casas, jardines, centros deportivos, múltiples cámaras de vigilancia y todo tipo de comodidades viven cuatro parejas: Tano y Teresa (Pablo Echarri y Ana Celentano), Martín y Lala (Ernesto Alterio y Gloria Carrá), Ronnie y Mavy (Leonardo Sbaraglia y Gabriela Toscano) y Gustavo y Carla (Juan Diego Botto y Juana Viale).  Todos parecen felices y llevar una vida envidiada pero las apariencias siempre engañan. Tano, que solo cree en el dinero, es un hombre de negocios importante, que sabe ver la oportunidad aunque para ello tenga que mercadear con las situaciones más deplorables del ser humano. Martín ha perdido su empleo y no sabe cómo decírselo a su mujer mientras ve cómo sus ahorros se van consumiendo. Ronnie necesita de los ingresos de su esposa como agente inmobiliaria para mantener su nivel de vida. Gustavo parece tener un problema de actitud que repercute gravemente en su matrimonio. A esto se le une unos hijos adolescentes, Juan con problemas de integración social, y Trina, una joven aficionada a las drogas y al trapicheo, y un vigilante que inspira muy poca confianza.


El argumento corre en dos líneas temporales paralelas. El punto de arranque se produce en la madrugada del 17 de diciembre de 2001, momento en el que un empleado encuentra tres cuerpos flotando en una piscina - Tano, Martin y Gustavo-. Todo apunta a un accidente a consecuencia de un fallo eléctrico. A partir de ahí la escena se retrotrae unos meses atrás para conocer cómo era el día a día de las parejas y qué relación les unía. Realmente no importa que la película empiece por el final, sabiendo cómo acabará, pues lo realmente importante es conocer cómo se ha llegado a ese punto, si realmente se ha producido un accidente, ha sido un suicidio o un asesinato.

Imagen promocional Las viudas de los jueves


Sobre el reparto, yo solo tengo conocimiento del elenco masculino porque de las damas apenas tengo referencias. Quizás de todos ellos brilla Pablo Echarri en el papel de Tano, el «rey del lugar, el capo de una multinacional holandesa, con una mujer encantadora», según palabras de Ronnie. Verdaderamente parece ser él quien lleva la voz cantante del grupo, el que siempre gana jugando al tenis, al que no le gusta perder, al que todo el mundo le pide consejo, el que sabe qué es lo más oportuno en cada momento, y al que todas las mujeres admiran. Frente a él, el resto de los personajes masculinos se diluyen fácilmente, dejándolos en un segundo plano, con un Martín enpequeñecido, un Ronnie simplón y un Gustavo taciturno, aunque esto no quiere decir que sus interpretaciones sean malas, más bien todo lo contrario. Eso sí, no me gusta nada ver a Botto llorar. 

martes, 26 de mayo de 2015

RESOLUCIÓN SORTEO "UN HIJO".

¡¡Buenos días!! Llega el momento de conocer a los 3 afortunados que consiguen un ejemplar de "Un hijo" de Alejandro Palomas, y que van a participar en la lectura conjunta.


PARTICIPANTES EN EL SORTEO
1- Tamara López (5 puntos): del 1 al 5
2- Mónica-Serendipia (15 puntos): del 6 al 20
3- Pilar Muñoz (20 puntos): del 21 al 40
4- Montse (15 puntos): del 41 al 55
5- Mª Ángeles bookeandoconmangeles (20 puntos): del 56 al 75
6- Alicia (20 puntos): del 76 al 95
7- Nosolo leo (20 puntos): del 96 al 115
8- Norah Bennett (10 puntos): del 116 al 125
9- Yakoytroy (20 puntos): del 126 al 145
10- Lo infinito (25 puntos): del 146 al 170
11- MDolores (25 puntos): del 171 al 195
12- Tatty (15 puntos): del 196 al 210
13- Tais (25 puntos): del 211 al 235
14- Marina García (10 puntos): del 236 al 245
15- Irunesa (20 puntos): del 246 al 265
16- Pedro (15 puntos) del 266 al 280
17- Sara Cira (10 puntos): del 281 al 290


GANADORES DEL SORTEO

¡¡YAKOYTROY!!

¡¡NORAH BENNETT!!

¡¡MDOLORES!!

¡Muchas felicidades a las ganadoras!

PARTICIPANTES EN LA LECTURA CONJUNTA

1- Laky
2- Ángela Léon
3- Pilar Muñoz
4- Susana Palacios
5- Fesaro
6- Yakoytroy
7- Norah Bennett.
8- MDolores
9- Marisa G.
10- Marga Ramon


Las ganadoras enviad vuestros datos postales a librosyexcursiones@hotmail.com lo más pronto posible. Enseguida que lleguen los libros comenzamos a leerlo y a comentarlo en Twitter con el hastag #LCUnHijo. Recordad que las reseñas deben publicarse del 8 al 21 de junio, cada uno el día que prefiera.



[Ilustraciones e imágenes tomadas de Google]

lunes, 25 de mayo de 2015

CATHERINE de Patrick Modiano.


Editorial: Blackie Books.
Fecha publicación: diciembre, 2014.
Nº Páginas: 120.
Precio: 17,00 €
Género: Infantil.
Edición: Tapa dura.
ISBN: 978-84-16290-09-3
Autor

Cuando era pequeño, Patrick Modiano (Boulogne-Billancourt, 1945), Premio Nobel de Literatura 2014, paseaba solo a menudo por las calles de París. Lo hacía como cualquier niño que deambula a solas por una gran ciudad, con una mezcla de miedo y de curiosidad, según ha relatado en ocasiones. En esa época, claro está vivía con sus padres, pero al parecer no se ocupaban demasiado de él. Su padre, judío, tuvo que vivir en la clandestinidad y adoptar una identidad falsa durante la ocupación nazi en Francia. Se dedicaba a negocios más bien turbios. Su madre, de origen belga, llegó a París con el propósito de triunfar como actriz, pero no lo consiguió. Lo que vio Patrick Modiano en esos paseos infantiles y el mundo inestable y oscuro en el que se movían sus padres - o más concretamente el recuerdo borroso de esas primeras impresiones- están en el corazón mismo de sus libros, una treintena de obras entre las cuales sobresalen El lugar de una estrella, La ronda nocturna, Los paseos de circunvalación, que forman la Trilogía de la Ocupación; Calle de las tiendas oscuras; Dora Bruder; Un pedigrí y En el café de la juventud perdida. 

También en Catherine, publicada en 1988, hay muchos de esos paseos por París, y un padre que trapichea y una madre bailarina un poco mediocre. Imposible no quedarse colgado con el apellido misterioso de su pequeña protagonista con gafas:  Certitude, Certeza. En el libro se atribuye a un funcionario perezoso que no supo transcribir el complicadísimo apellido del padre de Catherine, hijo de un inmigrante del Este. Pero nos gusta más pensar que se llama así porque una de las pocas cosas que podemos saber con certeza en esta vida es que los recuerdos son siempre inciertos. En este caso, además, es también verdad que Catherine es una puerta de entrada inmejorable para los más pequeños a la gran literatura: las únicas gafas infalibles para ver el pasado.

Jean-Jacques Sempé (Burdeos, 1932), o sencillamente Sempé, como firma su obra, es el ilustrador francés más importante de su generación. Con René Goscinny (creador de las historias de Astérix y Obélix), firmó las desternillantes peripecias del Pequeño Nicolás. Si Patrick Modiano es «una forma de ver las cosas», como dijo en una ocasión el escritor de sí mismo, Sempé demuestra en los dibujos de Catherine que supo ponerse muy bien sus gafas de ver borroso.

Sinopsis

Catherine vive en París con su padre y, al igual que él, lleva gafas. Su madre vive en Nueva York y, al igual que ella, Catherine quiere ser una bailarina. Obligada a quitarse las gafas para bailar, Catherine descubre de repente que puede vivir en dos mundos paralelos y diferentes: el que ve cuando lleva las gafas puestas, el mundo real. Y el otro, «un mundo de ensueño, borroso y tierno», el que ve cuando no lleva puestas las gafas. Frente a las rarezas y los misterios de los adultos, Catherine empezará a sacar provecho de ese poder que solamente poseen los niños con gafas: mirar de cara a la realidad... o no.

Catherine es la novela infantil más popular de Patrick Modiano, ganador del Premio Nobel de Literatura 2014. El autor firma esta pequeña obra maestra junto a uno delos mejores ilustradores de nuestro tiempo: Jean-Jacques Sempé.


[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


La semana pasada asomó por aquí un libro ilustrado, La Volátil, Mamma mía! de Agustina Guerrero, y hoy comienzo una nueva con otro más, Catherine de Patrick Modiano, que llegó a mis manos gracias al sorteo que organizó nuestra querida Marilú (sin Z final).

Lo habré dicho muchas veces, adoro los libros ilustrados, un género que me sirve de bypass cuando no tengo demasiado tiempo o se me apetece algo chispeante, aunque no todos tienen un cariz cómico. Así que, con poco tiempo, con ganas de burbujas en la nariz, y aprovechando que se paseaba todo un Premio Nobel de Literatura por casa, me lancé a jugar con Catherine, para descubrir una historia tierna y dulce, delicadamente ilustrada por la mano de Jean-Jacques Sempé, una preciosa edición como viene siendo habitual en Blackie Books.

Desconocía que Patrick Modiano hubiera transitado por el mundo infantil. He de reconocer que hasta la fecha no había leído ninguna de sus obras, y a modo de estreno, me pareció que Catherine me podría venir bien. Ha sido un primer encuentro muy agradable. 

Catherine Certitude es una mujer que reside en Nueva York donde regenta una academia de baile. Entre sus alumnas hay una niña con gafas, una bailarina que tiene que desprenderse de sus anteojos para bailar, y una escena tan simple como esa, sumerge a la Catherine adulta en una bruma que la llevará a su infancia, a sus años en París junto a su padre. Los recuerdos comienzan a emerger, sus años de colegio, la ausencia de una madre, bailarina de profesión siempre de gira, la academia de baile de Madame Dismailova, su amiga Odele, el señor Casterade, y en el centro de este torbellino de recuerdos, la propia Catherine niña y su adorado padre, Georges Certitude, del que nunca supo su auténtica profesión.

Padre e hija tienen problemas de visión, de ahí que tengan que usar gafas para andar por la vida. Lo que para muchos sería y es un engorro, para Catherine y su padre no deja de ser toda una ventaja. Llevar gafas te permite elegir entre dos maneras de ver el mundo: la nítida y la borrosa. Con gafas, la vida se muestra en todo su esplendor. Lo hermoso se desplegará ante nuestros ojos y nos colmará de belleza pero también tendremos que afrontar la parte más cruel de la existencia, lo que no queremos ver y para esas ocasiones, padre e hija, optan por desprenderse de sus gafas para no ver y también para no oír lo que no deseamos. Lo mismo, muchos podrían pensar que es una actitud cobarde pero no hay cobardía en tales actos, simplemente desean vivir la vida sin ser contaminados ni salpicados por personas y hechos nocivos. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...