Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

lunes, 31 de julio de 2017

FANTASÍA LUMPEN de Javier Sáez de Ibarra.

Resultado de imagen de fantasía lumpen

Editorial: Páginas de Espuma.
Fecha publicación:  febrero,2017
 Precio: 18,00 €
Género: Cuentos.
Nª Páginas: 216
Edición: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-8393-214-8
[Disponible en eBook;
puedes empezar a leer aquí]



Autor


Javier Sáez de Ibarra trabaja en un instituto donde imparte Lengua y Literatura y es profesor en la Escuela de Escritores de Madrid. Autor de numerosas antologías, sus estudios y reseñas aparecen en revistas como El Buen Salvaje, El Cuaderno, Quimera o Turia. Es el editor de la obra de Hipólito G. Navarro, El pez volador (2008). Ha publicado el poemario Motivos (2006) y los libros de cuentos: El lector de Spinoza (Páginas de Espuma, 2004), Propuesta imposible (Páginas de Espuma, 2008). Relatos suyos se recogen en las antologías de referencia más recientes y han sido traducidos al inglés. Su obra Mirar al agua. Cuentos plásticos (Páginas de Espuma, 2009) obtuvo el I Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, y por Bulevar (Páginas de Espuma, 2013) el XI Premio Setenil al mejor libro de relatos del año.

Sinopsis


«Todo el mundo sabe que la guerra ha terminado, que los buenos perdieron, que la pelea estaba amañada… Los pobres siguen siendo pobres, los ricos se hacen más ricos. Eso es lo que pasa. Todo el mundo lo sabe», cantaba Leonard Cohen. Ahora nuestras voces se apagan, nuestra lucha declina, nuestra lengua se rompe en pedazos, nuestros sueños son negados. Y vamos convirtiéndonos lentamente en fantasmas…

Cada cuento de Fantasía lumpen es huella de vidas que sucumben o resisten a este orden de inhumanidad. La pérdida, el fracaso, el desahucio del sentido; pero también la dignidad, el honor y la fortaleza de unos y otros se hallan en estas páginas. Su lenguaje, reflexivo unas veces, irónico otras, nunca convencional y pleno de hallazgos, ilumina las circunstancias en que vivimos. La literatura de Javier Sáez de Ibarra es, de nuevo, interpelación, crítica, posibilidad.


[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]



************************************


La semana pasada publicaba la entrevista a Javier Sáez de Ibarra, un encuentro que tuvo lugar en el mes de junio con motivo de su nuevo volumen de cuentos,  Fantasía lumpen, y que veía la luz de la mano de Páginas de Espuma (puedes leer la entrevista aquí). En aquel momento solo tuve tiempo para enfrentarme a algunas de las historias que el autor recoge en este volumen, leí algunos cuentos allí y allá para hacerme una idea del tipo de historias que Sáez de Ibarra nos proponía. Sin embargo, no ha sido hasta hace unos días cuando me he zambullido de lleno en Fantasía lumpen, releyendo aquellos cuentos que ya leí en su momento y descubriendo los restantes. Es ahora cuando puedo decir con absoluta certeza que hay cuentos y cuentos o cuentistas y cuentistas pero con esta afirmación no pretendo caer en un simple juego de comparaciones sobre la calidad literaria. No. La cosa va por otros derroteros.

Fantasía lumpen se compone de tres partes -Fantasía, Rendijas y Capitalismo- , siendo la segunda parte la que contiene los cuentos más antiguos, tal y como nos informó el autor, mientras que la primera y la última contienen historias muy vinculadas con la crisis económica.

Fantasías engloba un total de diecinueve cuentos en los que, aunque sea a modo de pincelada, asoma alguna alucinación, alguna ilusión, algún espejismo ya sea en forma de jefe depredador, dirigentes políticos que nos saludan con la mano desde la pantalla de la tele o individuos milagreros. Por los cuentos de esta primera parte, todos ellos muy vinculados con la crisis y que,  en realidad, sustentan una crítica social, pasean jóvenes parados con alcohol hasta las cejas, empleados que solicitan una mejora laboral, vigilantes nocturnos a los que la noche y el silencio les juega una mala pasada, empresarios arruinados y suicidas u okupas que viven experiencias religiosas, por poner un ejemplo. Mis preferidos de esta primera parte son Pedir de verdad que te noqueará ante un situación extrema pero con una intención brutal, El patrón de los deseos con un desarrollo mágico y divertido a la vez, pero con un final brillante que incluso te arranca una carcajada o De tal palo que también sería un cuento a destacar porque en realidad son dos, uno más accesible o liviano mientras que el otro, articulado por medio de notas al margen que construyen otra historia distinta, tiene un toque mucho más solemne o shakesperiano como bien dice el autor en una nota al pie, y en el que, lo que no se dice es lo que realmente tiene importancia.

Decía antes que, en palabras del Sáez de Ibarra, Rendijas aglutina los cuentos más antiguos, siete en total, y del que me gustaría destacar Entre mensajes porque retrata una realidad aplastante a mi juicio, a través de un engranaje de frases dialogadas y pensamientos que muestran las dos caras del ser humano. Juega aquí el autor con distinta grafía para dejar constancia de lo que se dice y de lo que se piensa, en una suerte de pensamiento-bucle en el que el interlocutor-personaje se enreda una y otra vez.

Por último, Capitalismo solo recoge un solo cuento, Cuento capitalismo, el más largo de todos y que, según nos dijo el autor en la entrevista, «Es un cuento en el que recojo el origen de la historia del capitalismo desde hace unos doscientos y pico de años hasta la actualidad y a la vez, con un historiográfica, voy insertando como pequeños cuentos ilustrativos de todo esto». 


Muchos de estos cuentos son como pequeños fogonazos, como si al lector se le permitiera mirar a través de un pequeño orificio alguna escena que se desarrolle al otro lado, dejándolo contemplar una revelación momentánea para enseñarnos, en ocasiones, historias complejas, duras y hasta crueles pero a las que no les falta una pizca de humor que nos permita asomarnos a esas situaciones complejas con algo menos de tensión.



No tiene Sáez de Ibarra ningún problema a la hora de meterse en la piel de un narrador o fabricar uno omnisciente. El  empleo de una primera o una tercera persona en sus cuentos es algo casi intrascendental, un recurso que simplemente está al servicio de la historia. No obstante, sí me gustaría enfatizar la habilidad para calzarse la piel de una mujer. Me han gustado esas voces femeninas que me hablan directamente y que, a veces, me han perturbado. Y eso me lleva a hablaros de los personajes, o más bien de un personaje, en singular, de Tomi, que se cuela en más de un cuento ya sea como invitado o como anfitrión. Javier Sáez recurre a este personaje en tres cuentos, si no recuerdo mal, y lo veremos en tres etapas distintas de su vida. No cabe pensar que estamos ante personas diferentes que comparten nombre. En realidad, creo que la intención del autor es mostrarnos la evolución del personaje que si bien, en sus inicios no dejaba de ser un joven alcoholizado, más tarde, en una edad más adulta, sacará su lado más protector y ¿conservador? para cuidar de sus polluelos y alejarlos de las malas influencias. 


Y Tomi también será el encargado de protagonizar un cuento con un punto de vista original y novedoso, un cuento que nos conducirá a un desenlace con un toque de genialidad fantástico.

Los cuentos de Fantasía lumpen exploran la realidad, ambigua a veces, casi extra corpórea otras, a lo largo de una longitud variableaunque tienden a ser breves, salvo Cuento capitalismo que cierra el volumen y que, según nos aconseja el autor, debe ser el último que sea lea. Se aleja Sáez de Ibarra de unos diálogos encorsetados por las normas, esos en los que la intervención de cada interlocutor viene precedida por un guion. En Fantasía lumpen, los diálogos vuelan con libertad, juegan revoltosos con la narración, con los textos y las historias que se construyen sobre un léxico acorde a lo narrado, un vocabulario actual, rotundo, coloquial,...

En resumen, Fantasía lumpen se adentra en terrenos inexplorados. No se conforma el autor con narrar pequeñas historias con la típica estructura de introducción, nudo y desenlace. Sáez de Ibarra es un aventurero de las letras, siempre dispuesto a dar un paso más aunque eso signifique cruzar fronteras. Por este motivo, creo que este volumen encaja perfectamente entre aquellos lectores aficionados a los cuentos y a los relatos pero que, a la vez, gusten de ser sorprendidos con propuestas innovadoras.

 Te garantizo que no te dejarán indiferente.


«Es agradable poder hablar sin miedo; y no obstante, casi nunca nos lo permitimos».
[Lazos; pág. 153]




[Algunas imágenes e ilustraciones tomadas de Google]


Retos:

- Autores de la A a la Z
- 25 Españoles
- 100 libros


Puedes adquirirlo aquí:




4 comentarios:

  1. No soy muy aficionada a estos "experimentos" literarios. Tampoco el tema me convence mucho, no es de lo que me gusta leer para evadirme aunque hay un par de los que destacas que sí me podrían gustar. Los dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esta vez lo dejo pasar, los relatos no son lo mío. Y ahora mismo necesito lecturas que me atrapen.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Tengo ganas de retomar libros de cuentos, hace mucho que no me hago con uno. Y éste creo que va a la lista de posibles. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Este tiene pinta de que a mi si me gusta.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...