Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

lunes, 4 de diciembre de 2017

LA CATA de Roald Dahl.

Resultado de imagen de la cata roald dahl 

Editorial: Nórdica Libros.
Fecha publicación: noviembre, 2014.
Precio: 19,50 €
Género: Ilustrado.

Nª Páginas:80
Encuadernación: Cartoné.
ISBN: 978-84-16112-43-2

[Disponible en eBook;
puedes empezar a leer aquí] 
Autor


Roald Dahl. Novelista y autor de cuentos británico de ascendencia noruega, famoso como escritor para niños y adultos. Entre sus libros más populares están Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante, Matilda, Las brujas y Relatos de lo inesperado. Comenzó a escribir en 1942 cuando, como miembro de la Fuerza Aérea, fue transladado a Washington. Su primer trabajo publicado, aparecido en la edición del Saturday Evening Post el 1 de agosto de 1942, fue un cuento titulado «Pan comido», describiendo su accidente con el Gloster Gladiator. El título original en inglés era «A piece of cake», pero fue cambiado a «Shot down over Libya» (Derribado sobre Libia) a pesar de que el accidente no tuvo nada que ver con la acción enemiga.
Iban Barrenetxea (Elgoibar, 1973). El absurdo y la casualidad, leyes absolutamente presentes en nuestro mundo, son un elemento más de su paleta, con la que retrata a carismáticos personajes que transpiran una sutil ironía.

Tras una década dedicado al diseño gráfico, inició su carrera como ilustrador en 2010. Desde entonces ha ilustrado una decena de libros, ha escrito dos de ellos y su obra ha sido reconocida con galardones del prestigio de Bratislava y los literarios de Euskadi.

Sinopsis

«La cata» es uno de los más brillantes relatos de Roald Dahl. Se publicó por primera vez en la edición de marzo de 1945 del Ladies Home Journal y posteriormente fue publicado, en 1951, en The New Yorker.

Seis personas se sientan a la mesa en la casa de Mike Schofield, un corredor de bolsa londinense: Mike, su esposa e hija, un narrador sin nombre y su esposa, y un famoso gastrónomo, Richard Pratt. Pratt suele hacer pequeñas apuestas con Schofield con el fin de adivinar el vino que se está sirviendo en la mesa, pero esta noche la apuesta será mayor... Cuando Schofield sirve el segundo vino de la cena comenta que será imposible adivinar cuál es, lo que Pratt toma como un reto.

Iban Barrenetxea ha realizado un magnífico trabajo gráfico para invitarnos a esta misteriosa velada. El vino está servido. Empieza la cata.

[Biografía y sinopsis tomadas directamente de la web de la editorial]

************************************

Roald Dahl es uno de esos autores a los que hay que acercarse de vez en cuando. Lo descubrí no hace muchos años y desde entonces he leído algunas de sus historias que ya han pasado por este blog. Títulos como Boy (Relatos de la infancia), Matilda y El vicario que hablaba al revés-, me hicieron disfrutar y resultan muy recomendables, incluso para un público lector adulto, y como hacía mucho tiempo que no tocaba nada suyo, me he animado a leer La cata en la preciosa edición de Nórdica Libros.

Teniendo en cuenta que se trata de un libro breve, unas setenta páginas en total de las cuales casi una treintena son ilustraciones, la reseña de este libro no me llevará mucho tiempo, máxime si pretendo no desvelar nada que sea relevante. Realmente poco más hay que añadir a la sinopis que nos ofrece la editorial pues La cata narra una cena en casa de Mike Schofield a la que asiste un curioso comensal, Richard Pratt. Pratt es un reconocido gastrónomo, experto en vinos con un paladar exquisito que suele ser un habitual en estas veladas. Entre Pratt y el anfitrión siempre se establece un juego. Se trata de averiguar qué vino sirve Schofield en sus cenas y no basta con averiguar el tipo de uva o la denominación de origen. Para ganar la apuesta hay que ser preciso y acertar incluso la añada. Y con este inocente juego, en el que la recompensa suele ser una caja de vinos, comienza la cena pero el problema está en que, esta vez, Pratt no está tan interesado en los caldos que le ofrece su amigo sino que su interés se desvía hacia otro lugar. La apuesta será bien distinta y aturdirá a los comensales. No obstante, para el final Dahl nos tiene preparada una sorpresa que nos hará reír. 



Al margen de una simpática trama con un personaje muy histriónico perfectamente descrito, uno de los aspectos a destacar de este breve relato es la información sobre el mundo vinícola. Aficionada a la cultura del vino, siempre me ha fascinado todo lo que concierne a la elaboración del vino y su posterior degustación. En este sentido he disfrutado mucho con todos los detalles que se ofrecen en este relato, siguiendo paso a paso todas las etapas de una buena cata, y me ha hecho mucha gracia comprobar cómo la pasión de Pratt le lleva a adjudicar al vino, adjetivos más propios para las personas como prudente, tímido o evasivo. Pratt humaniza el vino.

La cata es un libro que divierte y la diversión viene precisamente de ese peculiar personaje que propone una apuesta diferente. La descripción que se nos ofrece de Pratt es caricaturesca, ensalzando sus defectos que quedan debidamente retratados en las ilustraciones. No me voy a parar demasiado en los personajes pero os diré que el autor hace un retrato preciso, tanto de su aspecto como de su personalidad. Atento a la doncella, un personaje en segundo plano pero que dará mucho juego.

Y frente a la comicidad, este pequeño relato también tendrá su punto de tensión cuando el desarrollo de la apuesta llega a su punto más álgido. En ese instante el lector teme que Pratt gane la apuesta por las consecuencias que puede acarrear, mantendremos la respiración hasta que, como digo, Dahl dará una vuelta de tuerca a la historia que permitirá un final que nos hará reír. 

Escrito en primera persona por unos de los asistentes a la cena, del que no sabremos su nombre y prácticamente desconoceremos su fisionomía pues siempre figura de espaldas al espectador, La cata cuenta con unas ilustraciones en tonos sepias que no pueden ser más bonitas. Siempre me gusta fijarme en los detalles, especialmente en los pequeños, pues suelen ofrecernos información que no debe pasar por alto. En las ilustraciones de este libro, realizadas por Iban Barrenetxea, hay movimiento y el tiempo pasa inexorablemente. Basta con echar una ojeada al reloj que preside la chimenea del salón donde se está celebrando la cena. La hora inicial, antes de que nada ocurra, marcará las 18.55 y las agujas se irán moviendo paulatinamente con el pasar de las hojas hasta llegar a las 20.25, hora en la que todo ha culminado y solo queda un personaje a la mesa. Esto también te hará reír. 

Lo mismo ocurre con la ilustración inicial y final. Es la misma, tal como si cerrara el círculo, con la salvedad de un pequeño detalle que tendrás que advertir y que, igualmente, evidencia el paso del tiempo. 

En definitiva, La cata es un libro simpático, con una trama divertida y unos personajes peculiares, que adquiere mayor relevancia por la preciosa edición que Nórdica Libros ha preparado y en la que tan solo echo en falta la biografía del autor y del ilustrador. No te lo  pierdas.


[Algunas imágenes e ilustraciones tomadas de Google]


Retos:

- Autores de la A a la Z
- 100 libros




Puedes adquirirlo aquí:

15 comentarios:

  1. Hoy no me lo llevo, Marisa. No creo que lo disfrutara, este estilo de lectura no me va.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Esta edición me encanta, no lo descarto
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo leí de esta colección el otro, el de El librero, te lo recomiendo muchísimo. Tiene menos humor y es más ácido pero también un final de quedarse con la boca abierta y aplaudir. Me apunto a La cata, por el autor y porque aunque el tema no me atrae sé que la historia sí me va a gustar.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es una delicia. Por la historia, que es pequeñita pero está muy bien contada, y por la edición, que es una maravilla. Después de leerlo revisé, una a una, las ilustraciones, para buscar las diferencias. Es un libro ideal para regalar estas navidades.

    Besines

    ResponderEliminar
  5. Creo que es de esos libros que si voy a la libre y lo veo cae, seguro. PEro quiero palparlo, ojearlo, olerlo, hojearlo, antes de llevármelo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho Dahl, pero este libro aún no lo he leído. He leído muchas de sus novelas infantiles y muchos de sus relatos. Y todos siempre tienen finales buenísimos. A ver cuando me animo con éste.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta Dahl y este relato no lo he leído, tengo que remediarlo sin falta. Esos finales, esa ironía, esas sonrisas que nos saca... Indispensable. Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Ains, ¡me encantó! Ese final me pareció TAN maravilloso... jajaja. Y la edición es fantástica. EL trabajo de Iban Bareenetxea es un lujazo para la vista. El año pasado reseñé los dos que sacó Nórdica, este y el de "El librero", y pareciéndome los dos estupendos, me gustó aun más "La cata".

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  9. La tengo apuntada desde hace mucho tiempo. Y la tenía un poco olvidadada. Me la has traido de nuevo.

    ResponderEliminar
  10. Llevo tiempo enamorada de esta preciosa edición
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Todavía no leí nada de Roald Dalh, Marisa. Y habrá que ponerle remedio más pronto que tarde, porque tiene títulos muy apetecibles. Este que reseñas es muy apetecible, ya lo creo. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Le tengo muchas ganas, la edición es una auténtica monería =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...